29 de diciembre de 2009

¿CUÁNDO NACIÓ JESÚS?

PALABRA DE CÍCLOPE
Imagen del Santo Sudario de Turín


Es perogrullada afirmar que el nacimiento de Jesús marcó un hito en la historia cuando cada día nos acercamos un poco más al exterminio de nuestra especie.

Considerado por muchos como el Mesías, no es necesario creer en los orígenes divinos de Jesús para tener la evidencia de que su vida y ejemplo transformó otras vidas, las de mujeres y hombres carentes de esperanza.

¿Cómo no deificar al hijo del carpintero que predicaba el amor a sus semejantes a pesar de recibir desprecio, escupitajos, tortura y muerte de su misma sangre?, minimizar su grandeza o compararlo con otros personajes históricos es tarea estéril, nadie ha podido impactar tanto la humanidad como para que dos mil años después celebremos su natalicio.

Eso es en esencia la navidad, aunque tenga una buena parte de matices paganos y cuya tradición la hemos adoptado como propia sin interesarnos el sincretismo sufrido a través de las épocas. La celebración de la navidad llegó a nuestra América por los conquistadores españoles.

¿Cuándo nació Jesús?, nadie tuvo ni tiene la certeza sólo aproximaciones, la fecha se diluyó por las conveniencias de la iglesia romana. En el año 525 el Papa Juan I le encargó al monje y matemático Dionisio el Exiguo establecer el año primero de la era cristiana (1).

Dionisio el Exiguo se equivocó en sus cálculos entre cuatro y siete años por lo que no pudo determinar con exactitud el día en que Jesús vio la luz.

Otras teorías se basan en el evangelio de San Lucas, en el que se señala la muerte de Jesús el 6 de abril y hacen una regresión temporal de acuerdo a su edad y a los nueve meses de gestación dando como resultado la fecha de su nacimiento que fue entre el 6 y el 8 de enero (2).

Sin embargo, se debe contemplar que los evangelios fueron elaborados cuarenta años después de su muerte y aquí cabría ponderar los límites entre el mito y lo real.

Sería terminante dilucidar la fecha precisa del nacimiento de Jesús para conocer los orígenes del hombre que hicimos Dios, aunque por la fuerza de la costumbre y la unidad es muy probable que sigamos celebrando la navidad el 25 de diciembre.

__________________________
(1) Fuente: Wikipedia
(2) De la nota “Investiga historiadora del INAH orígenes de la navidad”, El Financiero, jueves 24 de diciembre de 2008, México D.F.,


Gabriel Otero

15 de diciembre de 2009

EL GATO

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía cortesía de Diario CoLatino www.diariocolatino.com


Para Armando Herrera

En la vida uno se encuentra con muchos tipos de personas que pueden ser agrupadas en cinco categorías: las entrañables, las esenciales, las invisibles, las abusivas y las pendejas. Estas tres últimas abundan, nos interceptan a cada paso, fieles a su naturaleza estorban aunque no se vean, malsanas cuestionan, intentan dañarnos, su idiotez es tan grande como sus afanes de sobresalir.

Y no es que pretenda hurgar en la epistemología de las relaciones humanas, ni tampoco teorizar en algo tan vano, pero de esta propuesta tipológica se ramifican variantes amplísimas y mezclas realmente perversas que no vale la pena ni siquiera mencionar.

En las aguas del río vital también convergen personajes disímiles a nosotros, con ellos raras veces congeniamos y más extraño es tenerles afecto, esos son verdaderos hallazgos, joyas descubiertas a la luz de los sucesos.

Allá por 1990, en el San Salvador de mis recuerdos, conocí a los integrantes del grupo Códices, un colectivo de artistas plásticos y escritores respetables como Camilo Minero, Julio Reyes, Alfonso Quijada Urías, Mauricio Marquina, Joaquín Domínguez, Mario Castrillo y Armando Herrera.

No tengo preciso si acordamos con Códices la publicación de una página semanal o quincenal en el Tres Mil, suplemento que apenas nacía pero que poseía la fuerza de un volcán en erupción, cuyas planas invariablemente eran incluyentes y democráticas.

Con Armando Herrera simpatizamos de inmediato, la irreverencia, el cinismo y el humor fueron los toques que salpicaron largas charlas, diálogos diáfanos en los que nos burlábamos el uno del otro, le decían El Gato, tal vez por su mirada felina, imagen rancia y tradicional para identificar a alguien que tiene ojos claros.

Las visitas del Gato al diario eran frecuentes, hablábamos de todo, de coyunturas y ortodoxias, de literatura y de erratas mutuas, nos leíamos ambos, alguna vez mencionó en su columna que “degustaría los versos del místico Otero”, me cagué de la risa y se lo dije, yo ya me hacía pergeñando metáforas en algún jardín zen como todo un asceta.

En otra ocasión en el Bar Café La Luna, durante una conferencia con alguien de Códices en el que el Gato era el moderador, el personaje invitado era probablemente Alfonso Quijada Urías, utilizaron el reverso de las hojas en blanco para estampar el logotipo y el eslogan del colectivo, aquello parecía el Show de Cristina entre comunistas de cepa, algo bastante surrealista.

El Gato seguramente rechazaría cualquier cenotafio porque su actitud celebraba la existencia, con él tuve el placer de platicar con alguien esencial, de esos protagonistas ocultos de la historia que actúan silenciosos, ¿para qué necesitar reflectores si siempre se hace lo que dicta el corazón?.

Gabriel Otero

8 de diciembre de 2009

SOÑAR Y VIVIR

PALABRA DE CÍCLOPE


Me resisto a creer que un tercio de mi vida la he pasado dormido, 14.66 años intentando llegar a los sueños, porque habemos noctámbulos por naturaleza que nos resulta inadmisible perder ocho horas diarias en futilidades, en esas actividades pasivas que son tan necesarias para no llegar a la insania.

No es lo mismo dormir que soñar, uno no es consecuencia de lo otro, sin dormir sería imposible la higiene mental y la regeneración del cuerpo, el descanso obligado cuando los párpados nos vencen, pero ¿qué sería de nosotros sin el sueño?, ¿podríamos vivir sin soñar?, ¿soñaríamos sin vivir?.

Querámoslo o no requerimos traspasar el umbral hacia lo onírico, cruzar el estado del movimiento ocular rápido*(1) y llegar adonde todo es insoportablemente permisible: volar sin tener alas, nadar sumergido por horas sin tener branquias, sentirse omnipotente y fundar mundos paralelos, escuchar colores, ver sonidos, hurgar los orígenes del inconsciente, en síntesis, personificar y parafrasear el Cogito ergo sum de René Descartes: “Sueño, luego existo”.

Hay quien sueña despierto en momentos de abstracción extrema cuando ningún estímulo le perturba, a ellos se les llama soñadores y se les trata de forma despectiva, son los genios y los locos, solitarios y creativos, muchas veces incomprendidos pero que luego con el tamiz del tiempo son adorados e incluso venerados.

Los visionarios nos han beneficiado con la concreción de sus sueños, la raza humana depende de ambos, de gente sobresaliente que ha dado su vida por un sueño y de la libertad que conlleva el simple hecho de soñar como piedra angular de motivaciones personales y colectivas.

Porque los sueños nadie nos los quita, son individuales y alimento de la lucidez, materia prima del arte, sustancia de estudios y discusiones filosóficas, sicológicas y religiosas a través de los siglos.

Los sueños son enigmáticos, en la Grecia Antigua surgió la oniromancia o técnica de interpretarlos a los que se consideraba con poderes premonitorios y fue hasta en el siglo XX cuando Sigmund Freud pretendió darles un contexto científico.

Los sueños se basan en símbolos, dilucidarlos es adentrarse en terrenos pantanosos, aclararlos implica jugar con conceptos contrarios otorgándoles valores emocionales y sicológicos.

En estos momentos yo sueño que escribo y que alguien en su sueño también me lee y que ambos formamos parte de otro sueño que es la vida.

__________________
(1) Movimiento Ocular Rápido: actividad física que indica la presencia de los sueños mientras se duerme, conocido también por estado REM.

Gabriel Otero





26 de noviembre de 2009

ENTREVISTA EN RADIO CIUDADANA

LO DE HOY


El domingo 29 de noviembre me entrevistarán en Radio Ciudadana a las 23:00 hrs., en el programa Letras para no dormir, quien quiera escuchar las loqueras de un servidor está cordialmente invitado, leeré versos y algunas Palabras de Cíclope (será la primera vez que las lea en un micrófono), abajo está la página para escuchar en línea.

Letras para no dormir se transmite los domingos a las 23:00 Hrs. (hora de México D.F.) La entrevista dura una hora.
Radio Ciudadana 660 AM y www.radiociudadana.imer.com.mx (cliquear la liga "escucha en línea")

Saludos, será un honor que me acompañen.
Gabriel Otero

GENERACIÓN 84

PALABRA DE CÍCLOPE


Para Julieta In Memoriam,
Cómo se acuerdan todos de ti


Asevera Sergio Montes, fotógrafo profesional, que alguna vez fuimos delincuentes en potencia, se refería los integrantes de la Generación 84 del Colegio Tepeyac, institución educativa ubicada al norte de México Distrito Federal que fue creada en 1940 por una fundación norteamericana para posteriormente ser manejada por frailes benedictinos brindándole su orientación educativa.

En 1972, la orden benedictina se retiró quedando a cargo un Consejo de Administración que tomó las riendas del colegio y continuó el camino trazado por sus antecesores.

Al principio las palabras de Sergio me parecieron duras y un tanto desproporcionadas, por fortuna ninguno de los 208 de la Generación 84 tenía necesidad de ganarse la vida, más bien crecimos entre algodones con los traumas típicos de la clase media, la mayoría vivíamos en las cercanías y nos íbamos caminito de la escuela (1) por las calles de Lindavista.

Haciendo una revisión del anecdotario tuve que darle la razón: para ser maestro de nosotros había que tener la paciencia de Gandhi, la vocación de la enseñanza a prueba de maremotos y estar convencido de que el paraíso existe antes de ser devorado por los leones.

En el recuento de nuestras imprudencias y complicidades llegamos a cosas inauditas, casos de crueldades extremas como amarrar a algún compañero en el pupitre y dejarlo sentado en calzones fuera del salón de clase o el robo de charolas completas de sopes, cuando Amadita la de la tienda se descuidaba, para repartirlas entre todos.

Y por supuesto, lo típico de cualquier colegio, los temas ocultos de los que nadie habla: sustracción ilegal de exámenes, sobornos, y relaciones extrañas y travesuras inofensivas como calentamiento de asientos con encendedor, apertura de hoyos reveladores en el escritorio de los maestros y torneos de basta, gato y timbiriche. También era usual la famosa quiniela en la que apostábamos a cuántos de nosotros sacaría el Tío Gamboin en la clase de lógica.

Parecería hipérbole contar que alguna vez alguien escaló tres pisos para meterse al aula de modelado y que lo de diario era trepar la reja de tres metros junto a la dirección y escabullirse por una ventana cuando se llegaba tarde.

Había que evitar la prefectura a toda costa, “el Foco” no se andaba con cuentos, mal geniudo buscaba cualquier pretexto para hacer valer su autoridad, era todo lo contrario a Juan Cuadros, un hombre pausado que utilizaba el poder de la palabra como medio de persuasión y por lo mismo lo queríamos y lo respetábamos.

Abundan las historias colectivas, hemos cambiado pero en el fondo seguimos siendo los mismos, imberbes de corazón en cuerpos añejos que descubrimos la vida día a día, compartimos la mística y un código mutuo, sí, somos afortunados, fuimos delincuentes en potencia, ahora pretendemos ser hombres de bien.

___________________
(1) Canción de Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri”

Gabriel Otero

19 de noviembre de 2009

HACER O SER EL RIDÍCULO

PALABRA DE CÍCLOPE


Ilustración cortesía de www.plataformasinc.es


Dícese de la catagelofobia al intenso temor de alguien o miedo de ser presa de la risa o burla de los demás, en otras palabras es la fobia al ridículo.

Japón es el país adonde existen más personas que padecen esta enfermedad y por ende también abundan los katagelaticistas o gente que disfruta el causar sufrimiento mediante la risa o humillación de los otros (1).

Todos hemos sido ridiculizados en algún momento de nuestras vidas, en la tierna infancia cuando el maestro nos preguntaba la complicada y temible tabla del nueve o exhibía nuestros garabatos que ocupaban todo el renglón al intentar escribir con el método Palmer. La falta de memoria o destreza como ejemplo aleccionador para los demás y la tácita advertencia o terror sicológico de “que te haré pasar el ridículo sino aprendes rápido”.

Y de adolescentes cuando le declarábamos nuestro amor a la que nos hechizaba y ella simplemente nos hacía añicos con su indiferencia, y no sólo eso, sino que le contaba a sus amigas y a todos, que nos había dicho “no” por feos, dientones, enclenques, gordos, pobres o por tener la piel oscura o ser albinos con ojos rojos de conejo.

Sin embargo, ser ridiculizado nunca será lo mismo que hacer el ridículo voluntariamente, eso es todo un arte, se debe tener convicción, afán de notoriedad y además poseer una dosis de sadismo para torturar a los otros con la estolidez o la ausencia de talento propios.

Hay personas que su única manera de sobresalir es haciendo el ridículo fomentando la catagelofilia como una opción, hombres y mujeres que casi llegan al éxtasis al escuchar las carcajadas de su audiencia.

La televisión actual es especialista en ridiculizar y en convertir en mercancía las fobias y filias humanas porque ser y hacer el ridículo vende y genera rating, gran parte de la programación se basa en las pretensiones artísticas de algunos o en la inconformidad física de otros o en la búsqueda de amor de aquellos y así nos trasmiten bazofias como “La Academia”, “Buscando a una estrella”, “Me quiero enamorar”, “Sexos en guerra”, “El resbalón”, “Jackass” y tantos más.

Y no hay que subestimar el poder curativo de la risa, como diría el Guasón, pero también producir emisiones en las que se exalte la ridiculez se ha convertido en un síntoma más de la decadencia de la televisión que aún no encuentra otra razón para reinventarse y superar sus taras.
____________________

(1) Fuente: “La risa es un placer, pero no para todos”, cable de la Agencia EFE fechado en julio de 2008.


Gabriel Otero

2 de noviembre de 2009

LA ABUELA

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía de Tejutepeque cortesía de www.tejutepeque.com


Para la abuela Ángela

Recuerdo a mi abuela hablando de céntimos, de leguas, del Cerro de los Coyotes, de Tejutepeque, de la “Circasia Salvadoreña”, de la ruina familiar, del Partideño, de la huelga de brazos caídos que derrocó al Gral. Hernández Martínez, de sus hermanos que se fueron y los que se quedaron, de la tristeza de ver morir a los que amaba y saberse sola poco a poco.

La abuela era una mujer de carácter forjado en yunque, de esas “mujeres de fuego, mujeres de nieve” (1) estremecedoras, pioneras del siglo y de todas las épocas, le encantaba la fruta y contarme las mismas historias una y otra vez, yo no entendía que era su manera de no olvidarse, de afincarse en la memoria de su descendencia.

Le fascinaba escuchar a los pájaros y expresarme sus cantos en palabras, era mágica, testigo de tanto y protagonista de mucho en tan poco tiempo. Leía en voz alta, degustaba la fuerza de la letra, leía pausada para aprehender todo el conocimiento.

Su peor error, decía, era haberse ido con el primer jinete que le regaló un pedazo de luna, un seductor a caballo: mi abuelo, tan ilustre en la reminiscencia como desconocido a los ojos, un personaje incidental de enorme relevancia porque sin su semilla nunca hubiese nacido mi madre.

Cosas de la vida, eventualidades afortunadas, la abuela fue madre a los veinte años y partió a la ciudad, ahí era feliz con su hija, después nacería la Tía Concha, aunque falleció siendo niña. El deceso se escribió en tinta indeleble en su alma, alguna vez vi una fotografía de ella, una imagen borrosa de alguien al que se le escapó el hálito vital en un suspiro.

En San Salvador, la abuela padeció de la pobreza, el mal generalizado que se ha incrementado por el egoísmo de unos cuantos, el vicio de acaparar todo lo que se produce. Relataba haber vivido la solidaridad de clase, algo inexistente hoy en día, sobrevivió montando un puesto en el mercado con la dignidad por las alturas.

Yo oía atento sus lecciones de existencia mientras escudriñaba el mapa de arrugas en su rostro, para ella siempre fui “Gabrielito” el menor de sus nietos, el arcángel personificado.
La vi por última vez en 1995 cuando le faltaban nueve años para cumplir su primer centenario, dicen que perdió la lucidez poco antes de morir, no lo creo, seguramente se burlaba de mis hermanas mayores que se excedían en cuidarla.

La abuela aún me acompaña en sueños, es una figura tutelar que se aparece amable durante mis tribulaciones, la recuerdo siempre al alba cuando intento interpretar lo que me dicen los pájaros.

_____________________
(1) “Mujeres” de Silvio Rodríguez


Gabriel Otero

25 de octubre de 2009

CALAVERAS DE DÍA DE MUERTOS (OTRA RONDA)

Ilustración de Jose Guadalupe Posada:
"Gran fandango y francachela de todas las calaveras", 1913


CALAVERA A LA PARCA

Dicen que la parca nació en México
y murió en el ombligo de la luna.
Dicen que la vieron en el cementerio
comiendo pan de muerto y una tuna.

Tómate este pulque mi reina,
muerde este y aquel otro charal,
calma mi bien aún no me lleves,
mejor degusta de Oaxaca este mezcal.

¿O te gusta la charanda?, huesuda,
flaca, dientona, con mirada hueca,
frías tus falanges y tu risa franca,
búrlate de mí pero no seas chueca.

Duérmete acá, parca, este es tu lugar,
aunque hoy sea tu día yo me quedo,
olvídame un buen rato, lustros quizá,
y mientras roncas yo me pelo y te remedo,
y mientras sueñas yo te espero al final.

Gabriel Otero

CALAVERA A LA SUEGRA

Ella se ahogó en su veneno,
pobre señora ya no respiró.
Del cielo raudo cayó un trueno
y la muerte se la llevó como costal.

Vuele con Dios suegra querida,
córtele a los ángeles sus alas,
porque no creo que el cachudo
la admita en su infierno personal.

No se preocupe señora ya váyase,
yo me quedo con su hija y mi humor,
porque de burlas nacen las sonrisas
y de las risas las dudas de donde estará.

Y ya no vuelva ni en Día de Muertos
porque asustará a los otros y a los demás,
a esos extraviados y lumínicos espectros
que están buscando como regresar.

Gabriel Otero

23 de octubre de 2009

MEJOR O MENOS MALO O AMBOS

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía cortesía de http://cinturaamericana.wordpress.com

Para Julián y Juliancito, pamboleros entrañables

Llegaron como hordas en autobuses del Colegio Miraflores, custodiados por decenas de granaderos, eran los “tristes más tristes del mundo” (1) vestidos con playera azul y ondeando sus banderas nítidas y bicolores. “Chinguen a su madre putos salvatruchas” les gritaban, la rechifla era unánime, en el fútbol pocas cosas son tan democráticas como las mentadas de madre y los silbidos o los recordatorios de que tuvieron sexo con las hermanas, la genealogía familiar invocada antes y durante el juego, después sólo si se pierde.

La calidez mexicana le había reservado a la hinchada salvadoreña un rinconcito cerca del cielo como dice la canción, unos tres mil aficionados habían viajado para ver el partido desde el palomar o donde las águilas anidan, o sea, lo más alto del estadio Azteca, lo más barato, desde donde los jugadores se ven a escala a un vigésimo de su tamaño real. Nadie quería problemas con la Rebel o la Monumental, barras de los Pumas y el América que resuelven sus ortodoxias a putazos.

El árbitro dio el pitazo inicial del juego y sucedió lo inusual, las abejas volaban en la cancha, afanosas construyeron un panal sobre un micrófono ambiental y en la red de la portería norte, el partido se suspendió diez minutos, los cultos comentaristas de Tv Azteca afirmaron en broma que de seguro un aficionado cuscatleco había untado de miel el micrófono para dilatar lo inevitable: la derrota del equipo salvadoreño. Del lado opuesto, los humanistas y civilizados seguidores de la selecta lo interpretaban como un arma más para impedir el triunfo, el anhelado “Aztecaso”, “porque al mundial no vamos pero a México le ganamos”.

El primer tiempo fue vomitivo, el equipo mexicano alentado por millones de aficionados llegaba al marco contrario de manera estéril hasta que un defensa salvadoreño la metió en su propia portería, gol de México o autogol de El Salvador: 1-0. Los jugadores mexicanos driblaban a uno a dos o a tres pero no tenían ni idea de lo que estaban haciendo, mucha estrellita centrípeta que gritaba “pásamela a mí que hoy sí voy a brillar”, “dámela guey que de aquí tiro”, los jugadores salvadoreños corrían y corrían pero sólo llegaban a media cancha. La distancia es tan relativa como el tiempo. ¿Pagar 50 dólares para ver in situ a 22 jugadores hacer el ridículo?, ¿Para qué dormirse en el escándalo de un estadio si con solo oír a los comentaristas televisivos uno se arrulla?.

Segundo tiempo, parecía que a los 22 jugadores les aplicaron un enema, el portero salvadoreño inspirado y con flexibilidad felina evitó tres goles cantados, hasta que en una jugaba brillante de Cuauhtémoc Blanco combinada con Guillermo Franco cayó el segundo gol de México, precioso tanto, esos goles son los que le dan sentido al fútbol.

Luego vino la debacle, Juan Francisco Palencia, un delantero cumplidor, clavó el tercero, se celebraba ya la inminente victoria del tricolor en todo el país, la selección salvadoreña hizo el esfuerzo teniendo en contra sus limitaciones técnicas, la mentalidad chiquitita y el temblor en las piernas.

De repente, en un tiro libre, un obús azul sacudió la red pero llegó demasiado tarde, el ánimo yacía en el subsuelo. México anotaría otro gol fruto de un error del defensa central cuscatleco quien le regaló un pase de cabeza a Vela, mismo que desempeñó un papel ornamental pero que será convocado para futuros partidos. El resultado final, ya se sabe, México 4 - El Salvador 1.

Con esa victoria México aseguró su décimo sexta participación en mundiales, un logro engañoso si se toma en cuenta que la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) reúne a los peores equipos del mundo, es decir, es el menos malo entre los malos o el levemente menos enano entre los enanos, o percibiéndolo a la inversa, el más el fuerte entre los débiles. Es claro que al famoso dicho “de ardor mueren los quemados” se antepone la sabia frase del evangelio de San Juan “la verdad nos hará libres”.(Jn. 8-32)

Cualquier equipo de la zona está destinado únicamente a asistir al mundial, a servir de relleno, a animar como porrista y en ocasiones a inyectarle una dosis de duda a los pronósticos, México es el que más lejos ha llegado jugando 45 partidos mundialistas de los cuales ha ganado 11, empatado 12 y perdido 22, metiendo 53 goles y recibiendo 85. Las cifras son contundentes, le dan sentido al “si se pudo” expresión del clamor popular cuando se ha superado un obstáculo para llegar a los sueños.

Y de sueños de opio ha vivido el fútbol mexicano desde que existe la televisión, las cadenas nacionales son especialistas en fomentar la hipnosis del aficionado, en convertir a los jugadores en ídolos para después lapidarlos por no llegar al ansiado quinto partido.

Y así como hoy sucede cada cuatro años, se olvida lo remoto y lo inmediato, porque la selección mexicana es de impulsos no de constancia, en 17 años ha habido doce cambios de director técnico a partir de la llegada de César Luis Menotti, el que marcó un antes y un después en la mentalidad del jugador.

Permanece la incógnita si con este equipo pletórico de divos, con la excepción de dos o tres que sí juegan, se pueda superar el “ya merito” y así llegar a la tercera semana de estadía en Sudáfrica 2010.

_______________________
(1) Versos de Poema de Amor de Roque Dalton

Gabriel Otero

LA ROSA DE HIROSHIMA

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE


Vinicius De Moraes
Rio de Janeiro, Brasil
(1913-1980)
Piensen en las criaturas
Mudas telepáticas
Piensen en las niñas
Ciegas inexactas
Piensen en las mujeres
Rotas alteradas
Piensen en las heridas
Como rosas cálidas
Pero ¡oh! no se olviden
De la rosa de la rosa
De la rosa de Hiroshima
La rosa hereditaria
La rosa radioactiva
Estúpida e inválida
La rosa con cirrosis
La anti-rosa atómica
Sin color sin perfume
Sin rosa sin nada.

LOS SUCESIVOS ROSTROS DE LA ROSA

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY

Desfloro a la rosa perpetua
ese color sin rostro del vértigo
esa playa oscura donde se aferra la arcilla
desfloro a esa flor que padece de vahído
al contemplarse
en los pétalos
y por los pétalos
eternamente
en el espejo.*


Gabriel Otero

Del poemario Cosas dichas al camino, México D.F,2008

6 de octubre de 2009

EL DÍA EN QUE INTENTARON MATAR LA FICCIÓN

PALABRA DE CÍCLOPE


Gabriel García Márquez
Aracataca, Colombia
1928-

Huyan mentirosos perniciosos, inventores de mundos irreales, panegiristas de la imaginación, olvídense de contar historias escabrosas o perversas, desdibujen sus personajes, háganlos asexuados, descríbanlos planos no les den vida, sus tramas deben ser blancas, sin colmillos, dulces y útiles (1).

Hoy es un día histórico, reivindicaremos a las niñas y a las mujeres de América Latina para que nadie, absolutamente nadie, las explote sexualmente en cuentos, poemas o novelas, por eso demandaremos a Gabriel García Márquez porque en su libro “Memorias de mis putas tristes” relata las relaciones de un anciano de 90 años que se gasta una noche de gozo con una niña de 14 en un prostíbulo (2).

Sabemos que afectamos a un icono, un escritor querido y admirado por todos pero ¿quién lo manda a vender los derechos de la novela para convertirla en película? y además filmarla en el estado de Puebla, donde “el Gober Precioso”(3), pedófilo de fama internacional, ya espera su estreno.

La novela potenciada por la película, según nosotras, puede servir de ejemplo para pederastas, argumentos que parecerán puritanos y rabiosamente ortodoxos, pero estamos seguras que los poetas, y por añadidura los narradores, nunca residieron en la república de Platón.

Homero, uno de los máximos mitómanos de todos los tiempos, si viviera hoy, tendría su lugar en el reclusorio norte al relatar, oral y poéticamente, la guerra entre dos pueblos y fomentar la utilidad y el clítoris de la divina Helena como moneda causante de querellas (4).

¿Y Bocaccio y Chaucer? nos regalaron su inmundicia: “El Decameron” y “Los Cuentos de Canterbury” son semejantes por la misoginia predominante en la Edad Media que percibía a las mujeres como demonios sedientos de sexo.

Tampoco olvidamos a Lautremont, Villon y Sade, todos franceses y a tantos pervertidos de la Rusia Zarista que escribieron “Grushenka tres veces mujer”.

Pero el más infame de todos fue Vladimir Nabocov, su novela “Lolita” y su personaje “Dolores”, “Lo” o “Lolita” fue llevada dos veces a la pantalla, la primera dirigida por Stanley Kubrick y la segunda por Adrian Lyne.

Hoy es el día en que intentaremos matar a la ficción de una vez por todas, aniquilar la percepción que estamos hechas para el placer y revolucionar milenios de ignominia contra nuestro género (5).

______________________

(1) “Lo dulce y lo útil”: fines últimos de la literatura. La cita se atribuyó durante siglos a la poética de Longino que prevaleció junto a la dramática de Aristóteles y a la poética de Horacio como parámetro estético hasta la Edad Media, la literatura para que fuese tal debía ser dulce y útil.
(2)“….Teresa Ulloa, directora de Coalición Regional Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATW-LAC, por sus siglas en inglés) achacó al escritor colombiano que cediera los derechos de su novela para la película, lo cual "implica masificar el mensaje", y que "reivindique poéticamente como natural esa actividad, lo que lleva a la normalización del fenómeno y a que se considere lícito….” (Fuente: AFP)
(3)“….. Mario Marín, gobernador de Puebla, fue acusado de la detención ilegal en 2005 de una periodista que había escrito un libro sobre una red de pederastia, aunque finalmente fue absuelto en una polémica decisión de la Corte Suprema mexicana….” (Fuente: AFP)
(4) La esperanza de vida en la Grecia antigua era entre los 20 y 30 años, se deduce que Helena no era mayor de edad cuando huyó con Paris.
(5) La pedofilia es un crimen abominable y los esfuerzos de la Coalición que encabeza Teresa Ulloa son plausibles, lo contradictorio de la demanda radica en dos aspectos: uno, significa atentar contra la libertad intelectual y creativa, y; dos, la presentan en un sistema judicial corrupto, ineficaz e incompetente como es el mexicano.


Gabriel Otero

5 de octubre de 2009

GOEBBELS SE CARCAJEA EN SU SEPULCRO

PALABRA DE CÍCLOPE


Joseph Goebbels
(1897-1945)


Es la época de las necesidades inventadas, estación de egoísmos y simulaciones, adquirimos espejismos empacados de lo que pretendemos ser, somos lo que tenemos pero no tenemos lo que somos.

Vivimos en la narcosis de lo superfluo, sólo por el gusto de poseer alternativas para lo que sea, todo debe ser instantáneo y listo para usarse, intentamos hacernos millonarios en segundos rascando la nariz de la diosa fortuna, porque según dicen el tiempo es oro y no hay razón para perderlo.

El mañana nos genera vahído, compramos cosas que consideramos imprescindibles para hoy: ungüentos y cremas antioxidantes que detienen la putrefacción corporal, lociones ocultadoras de humores, pastillas y artefactos para subir, bajar y estabilizar las carnes en dos minutos, prendas embaucadoras de la vista que se desbaratan al tacto, el disgusto por la apariencia carece de género afecta a mujeres y hombres por igual.

Nuestra psique se encuentra todavía más dañada, es corolario de la paulatina descomposición de la especie ¿fuimos libres alguna vez?, a estas alturas poco importa, cuando el “yo” prevalece sobre el “nosotros”, ¿qué sentido tiene cavilar si digitamos el control universal de la televisión como la llave maestra de otras dimensiones?

Contamos con más de 300 canales de porquería para mirar sin ver y recibir mensajes sin discernir, el chiste es comprar, comprar y comprar eso que pensamos nos hace diferentes y privilegiados de los siete y medio billones de habitantes del planeta.

Aburridos cambiamos de canal y en micro segundos nos detenemos para que los dedos sigan su camino, las imágenes se confunden con los sueños en nuestro inconsciente, la publicidad redunda en lo ridículo, lo grave es que creemos en ella.

Una imagen jamás ha valido lo que mil palabras, semejante falacia fue creada como slogan publicitario que de tanto repetirse se fue enraizando hasta convertirse en verdad.

Joseph Goebbels se carcajea en su mausoleo ficticio, el considerado padre de la propaganda moderna sabe que la publicidad tiene una deuda impagable con él al reciclar sus métodos inductivos, los que han generado trillones de dólares de utilidad, aunque ningún publicista lo admita y se ofenda tan sólo con la insinuación.

¿Realmente tendremos la autonomía para elegir si vivimos de apariencias y engaños?, ¿aún creemos en la libertad cuando las grandes corporaciones nos dictan qué comer, qué vestir y por qué reír?

Gabriel Otero

44 AÑOS

PIXELES ACTUALES



Nací en la madrugada de un 19 de septiembre de hace 44 años, el día de hoy he decidido convertirme en inmortal.

15 de septiembre de 2009

¿CÓMO LE GUSTARÍA MORIR?

PALABRA DE CÍCLOPE



Ilustración de www.infoagua.org

Uno nunca sabe cuándo, cómo y dónde morirá, aunque se tenga la certidumbre que en cualquier momento pueda suceder. Es tan frágil el trazo divisorio entre la vida y la muerte que sus límites se diluyen y a veces aseguramos que la defunción es parte de la existencia misma, el fin último por el que nacemos.

Morimos desde que somos concebidos, el crecimiento toma forma de curva o de parábola, los extremos del inicio y del final están alejados pero a un mismo nivel, esto en el entendido de que el transcurso de nuestra vida no tenga sobresaltos, accidentes o circunstancias que corten prematuramente su proceso natural y la terminen de tajo.

Sabemos cuándo, cómo y dónde nacimos por ser parte de la vida de alguien mas, nuestros padres, quienes al unirse voluntaria o incidentalmente nos generaron dentro de su ciclo vital prolongándose en nosotros.

Conocemos dos formas exactas de nacer, una el parto natural y otra mediante cirugía o cesárea, las demás son variables derivadas de la ciencia, aunque ni siquiera imaginamos los cientos, o acaso miles, formas de morir.

¿Cómo le gustaría morir? indudablemente sin dolor, de viejo, dormido para no despertar nunca mas, en la inconciencia de un sueño profundo, sintiéndose eterno y parte de todo. O a lo mejor, usted es adicto a la adrenalina y a los temblores de la piel y morir emocionado es su elección.

Hay tantas causas para la muerte y contados, pero, inmensos los motivos para la vida, esta es un prodigio y es tan valiosa que muchos la utilizan como moneda de cambio sustrayéndole todo su brillo y su luz.

Nadie tiene la potestad de quitarnos nuestra vida, ni el asesino, ni el secuestrador, ni el asaltante, ni los militares, ni los policías, ni las leyes, ni los gobiernos, ni los países, ni las divinidades del verbo.

Los juristas de todas las épocas han aplicado la Ley del Talión, o por lo menos la han modernizado, en un intento para castigar el que mata a otro, institucionalizando la venganza como forma de justicia.

¿Una vida podrá sustituir a otra? el asunto es motivo de debates interminables, de discusiones estériles, de nudos gordianos que nada ni nadie podrán desatar.

Lo trascendente es la revalorización de la vida a pesar de su cercanía con la muerte, dos caras del centavo que llevamos en el bolsillo, la contemplación de la calavera que siempre nos pela los dientes o renacer de tan sólo ver el amanecer.

Gabriel Otero

8 de septiembre de 2009

CARTA DE LA PLAGIARIA AL PLAGIADO

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía de la Campaña contra el Plagio de la Universidad Católica de Perú

Disculpe usted perdone, no resistí la tentación para llegar a lo abominable de robar lo que es gratuito y es suyo, ese tenue límite entre la ética y la bastardía intelectual.

Sus palabras me dijeron tanto: “...Y nacieron caínes y abeles, dualidades imposibles alojadas en los reductos del estómago o el corazón, rostros conocidos en el reflejo, imágenes usuales de la página roja. No hay maldad más la que surge de uno mismo, el yo en el espejo de los otros, la maldita manía de exterminarse sin miramientos, la terquedad de hacerle daño al semejante”. “.....las debilidades corpóreas impuestas en los genes, las mujeres pescaron de Eva sus desbarajustes hormonales, los humores cambiantes, la importancia de ejercitar la lengua como medio de comunicarse..” (1)

Me identifiqué porque usted supo desgajar la esencia del ser humano en tres párrafos y me sentí Eva en el paraíso o una Eva moderna con toda y la sinfonía de hormonas esquizofrénicas que me causaron escribir estos versos:

“Llevo la sangre mixta.
Cambiante como el aire.
Una combinación de seres y sales de puras esencias impuras.
El recuerdo de días intensos que fácilmente puedo expresarlos sin tapujos,
de corrido, como escupiendo la memoria por las arterias de la voz.
Disparidad mezclada en ambos extremos universales de un ser, el mío.
Ser lo que no soy cuando no soy lo que puedo ser. Fusión de átomos y géneros.
Y nacieron caínes y abeles,
dualidades imposibles alojadas en las entrañas del estómago o el corazón,
rostros conocidos en el reflejo,
imágenes usuales de la nota roja,
y morada color arcoíris cabra.

No hay maldad más la que surge de uno mismo,
el yo en el espejo de los otros, la maldita manía de exterminarse sin contemplaciones,
la terquedad de hacerle daño al semejante.
Herencias débiles impuestas en los genes.
Las mujeres cazaron de su madre, Eva, sus desbarajustes hormonales,
los humores cambiantes,
la importancia de ejercitar la lengua como medio conexión escrita de tinta invisible,
con la comunicación.

Vulnerables espíritus. Enigmas en lenguas y letras de manos mudas.”
(2)

Entonces los publiqué en mi blog, feliz, me sentí diosa de mis dualidades, creadora de mis fusiones, en mi olimpo personal creí por un momento que los versos eran míos, cambié un par de verbos y una que otra palabreja y me regodeé en mi península escudándome en un sol infinito que brillará más allá, cuando yo ya no esté aquí.

Y de no ser por otra lectora suya, española, que reconoció una parte de sus palabras de cíclope (3), yo no sería una plagiaria confesa.

Imagínese qué precisión de los millones de blogs que hay en la red, esa “mujer de melena oscura”, como la llamé, supo allanar la intimidad de mi monólogo, porque soy de aquellas aprendices que considera no publicables sus balbuceos poéticos y aún así los publico, yo me defendí alegando que las ideas son de todos y de nadie y que todo escrito se alimenta de otro que lo precede, yo sólo tomé doce versos suyos de los treintaiuno que tiene mi poema en su versión original.

Decidí escribirle con la espada escondida en la espalda en un intento por seducir su ego, crucifíqueme si lo desea, conviértame en víctima por mi disfrazada sinceridad, despedáceme en la piedra de los sacrificios de Caín mientras espero un citatorio de los juzgados de Baja California porque sé que usted ya me ubicó entre un mar de heno.


Notas:

(1) “Eva y el pecado original”, de la Columna Palabra de Cíclope, Gabriel Otero, artículo publicado en:
-Diario Co Latino, San Salvador, El Salvador, 2 de diciembre de 2008
http://www.diariocolatino.com/es/20081202/articulos/61369/?&menu
-Caleidoscopio Nocturno, México D.F., 2 de diciembre de 2008
http://caleidoscopionocturno.blogspot.com/2008/12/eva-y-el-pecado-original.html
-El Porta(l)voz, publicado con el nombre de “Palabra de Cíclope II”, Madrid, 23 de marzo de 2009
http://www.elportalvoz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=67&catid=4&Itemid=101
-Blogotepeque, San Salvador, El Salvador, 31 de agosto de 2009
http://www.blogotepeque.com/2009/08/eva-y-el-pecado-original.html

(2) No se trata de incrementar las visitas al blog de una plagiaria que se esconde en el nick de “Sol Infinito”,
http://meiluminodeinfinito.blogspot.com/2009/08/dualidades.html aunque sé que esto sucederá inevitablemente. Tampoco debe atribuírsele a ésta la versificación de unas palabras, que fueron escritas en forma de artículo pero que las trabajé técnicamente como si fuesen versos, eso es obvio para cualquier poeta. El agravio no sólo es para el plagiado, también lo es para los medios electrónicos e impresos en los que se publicó el artículo, y por supuesto, para sus lectores.
(3) A esta mujer nunca sabré como agradecerle su memoria y, sobre todo, su lectura, ella detectó el plagio. Uno nunca sabe quién lo lee, les agradezco a todos su mirada y los tres minutos que se toman en leer cada Palabra de Cíclope, eso es gratificante en extremo y es lo único que puede borrar “este amargo sabor de ceniza en la boca”, colofón textual y críptico, de Mario Vargas Llosa en el artículo “Entre tocayos” (Revista Vuelta No 92, México D.F., 1984) con el que puso punto final a la polémica con Mario Benedetti.

Gabriel Otero

28 de julio de 2009

VEJEZ Y SABIDURÍA

PALABRA DE CÍCLOPE


Muchos creen que la vejez es sinónimo de sabiduría como si la experiencia acumulada redimiera los errores de toda una vida, como si llegar a cierta edad nos acercara a la beatificación y luego a la santidad, de súbito olvidamos los yerros y a la gente que lastimamos en el camino, las arrugas son surcos desmemoriados y permanentes en nuestra cara, nuestras manos tiemblan aferrándonos a un tiempo invisible en el que estamos a punto de expirar.

Es cierto que entre más vivimos más conocemos pero eso dista años luz de convertirnos en sabios, nos extraviamos en olores difusos y recuerdos amables, nos ufanamos que si volviéramos a nacer haríamos lo mismo que ya hicimos, la pertinaz satisfacción personal de equiparar logros con estupideces.

El dicho de que “el diablo más sabe por viejo que por diablo” evidentemente fue la expresión de un anciano, un espectro viviente esperando el momento de partir, el abuelo o la abuela casi siempre compasivos, nuestra madre o nuestro padre amados hasta el séptimo cielo. Los parientes arropadores de cariño.

Nacemos pequeños y moriremos pequeños, nos tardamos mucho en aprender entre tropezones y es doloroso crecer pero también divertido, el masoquismo de sentir que el oleaje nos arrastra para escapar de él, hay quien afirma que cosemos nuestra mortaja de estrellas desde el momento en que nos cortan el cordón umbilical.

Y buscamos razones para existir, nos preparamos en el proceso creyéndonos infalibles y escalamos montañas, sorteamos riscos, diseñamos vidas ideales y amores perfectos, nos negamos categóricos a someternos a designios divinos, hemos creado deidades y soberbios proclamamos su muerte y resurrección, según nos convenga.

Y llegamos al ocaso después de arrollar a quién sabe cuántos, tanto corrimos que nos asumimos darwinistas aptos, sapientes y fuertes ¿qué quedará de nosotros cuando nos vayamos? ¿si la carne y los huesos vuelven a la tierra para podrirse?

El ciclo continuará y no se sabe si nuestra energía vital se transformará o si reencarnaremos en hormiga o león o si alcanzaremos el nirvana.

¿Para qué tantas pretensiones de sabiduría? Si nos acosan el lumbago, las cataratas en los ojos, las ulceras y los miasmas.

¿Para qué pensar que somos faros si ni siquiera pudimos iluminar nuestra vida?


Gabriel Otero

Y VOY Y VENGO INCIERTO

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE



Ítalo López Vallecillos
San Salvador, El Salvador
(1932-1986)


Me pregunto si nada ha cambiado,
Si no hubo antes pájaros,
Estrellas,
Vientos y lluvias, nieves que fueran
Blanco preludio de la infancia.

Me pregunto si las estaciones y los hombres
Han sido siempre iguales, mudables
Como la llama del espejo, violentos
Como el dulce amanecer.

Me pregunto si no hubo antes una inocencia
Como la que he conocido ahora,
Ahora que has sido mía, y se han roto los milagros
Y está desnudo el ritmo. Y la canción volcó su propio acento.
Ahora que el instinto halló su propia brida
Y no ha quedado camino sin descubrir.
Ahora que somos tú y yo, nada más. Los dos sin ayer,
Presencia de hoy, casi mañana.
Me pregunto si todo ha sido siempre así.
Desde Adán, desde Eva. O desde antes que ellos cayeran
En ese abismo, sin principio ni fin.

Me pregunto y no encuentro respuesta.
Nadie sabe
Qué es el pájaro, qué es la estrella
Qué es el viento, qué es la lluvia. Qué es la nieve.
Las estaciones ¿Qué son?
¿Qué es el hombre? Tampoco nadie sabe.
Tal vez por eso pregunto y voy y vengo incierto.
Y ando de misterio en misterio,
De color en color, de símbolo en símbolo, de sombra en sombra.
Y todo es una extraña melodía en esta selva
En la que estoy definitivamente perdido.

MICHAEL JACKSON: NEGRO Y BLANCO

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía de Ralph Ueltzhoeffer

Ante las muestras de pesar, el estupor, más de millón y medio de personas participaron en el sorteo de once mil entradas para despedirse de su ídolo, el que les dijo tanto con su música, el llamado Rey del Pop y del Entretenimiento, el pionero del mega espectáculo, el bailarín envidiado por su originalidad y elasticidad que desafiaba la ley de Newton.

Ante el fanatismo manifiesto, la prudencia, ¿qué vacío existencial habrán sentido los doce suicidas para llegar a esos extremos de negarse a si mismos?, ¿qué dependencia extraña desarrollaron al escuchar que Billy Jean no fue su amante sino una muchacha que él conoció?, ¿qué caprichos de la fonética escuchamos todos en la canción para oír repetidamente “chair” en lugar de “child” y pensar que sólo Michael Jackson y sus excentricidades considerarían a una silla como hijo no de él sino de ella?.

Ante las cifras contundentes y frías, el respeto, Michael Jackson vendió 750 millones de discos lo que representa un poco mas del 10 por ciento de la población mundial, en otras palabras, una de cada diez personas compraron algún disco suyo, por eso no suenan descabelladas las repentinas declaraciones de amor de las masas y las expresiones de afecto de generaciones lejanas que lo adoptaron como propio.

Ante la inteligencia, el reconocimiento, sólo él convertiría a Eddie Van Halen y a Slash en guitarristas de estudio, qué pálidos y sin alma sonaban los requintos de Beat It y Black and White en comparación a Hot For The Teacher y Sweet Child Of Mine, sólo él aprovecharía las épocas endebles de Paul Mccartney en Pipes Of Peace y de Mick Jagger, sin nada nuevo en los años de State Of Shock, para cantar duetos dignos del olvido o la veneración.

Ante el bombardeo mediático post mortem, la reafirmación, que muchos somos solidarios del luto ajeno pero que bueno que jamás compramos un disco de él, cuestión de gustos, no hacía falta ni siquiera pedirlos prestados siempre hubo algún familiar light que tuviera Off The Wall, Thriller, Bad y Dangerous como música masticable, tampoco carecimos del vecino, amigo o compañero que intentara darnos cátedra sobre la transformación de los Jackson Five en simplemente The Jacksons.

Ante el pop de Michael Jackson, la música alternativa mentadora de madres, las letras oscuras del ser sin poses, el arte liberador, la melodía y armonía de las composiciones de músicos no tan famosos pero rutilantes y espléndidos con el oído.

Ante la frivolidad del Peter Pan moderno, la indiferencia, ¿qué tan importante fue si Michael Jackson era negro y blanco o al revés?, o si se presentaba a declarar en pijamas, o si Neverland era el último reducto de la inocencia, si al final la muerte perdona todo.

Ante la adoración, el cuestionamiento ¿no serán nuestras expresiones el reflejo de una rampante decadencia ávida de ídolos que borren lo gris de nuestras vidas?.

Gabriel Otero

BALADA DE LA BELLA ARMERA A LAS JÓVENES CORTESANAS

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE




François Villon
Paris, Francia
(1431-1463?)



Pensad pues, tú, bella Guantera
que mi alumna solías ser
y tú, Blanca la Zapatera,
que a vivir debéis aprender.
Tomad a izquierda y a derecha
-hombre que pase, Dios lo puso-
que a la vieja se la desecha
como moneda fuera de uso.

Y tú, bellísima Fiambrera
que danzando quitas el sueño,
y Guillerma la Tapicera:
¡los caprichos haced del dueño!
Pronto este tiempo se irá lejos,
feas seréis como un lechuzo,
no serviréis ni a curas viejos,
como moneda fuera de uso.

Tu, Juanita la Sombrerera:
que ningún amor te detenga;
tú, Catalina la Bolsera:
no desprecies a aquel que venga;
pues aunque yo, por recordarme,
les sonrío a veces y azuzo
sé que nadie vendrá a tomarme,
como moneda fuera de uso.

Sabed, muchachas,
que si estallo en tan triste llanto y profuso
es que quien me requiera no hallo,
como moneda fuera de uso.

Traducción de Rubén Abel Reches

5 de julio de 2009

FARRAH LA BIEN RECORDADA FAWCETT

PALABRA DE CÍCLOPE



Farrah Fawcett
(1947-2009)

¿Quién podría cuestionar tu estado de icono setentero cuando todas las adolescentes del mundo envidiaban tu cabello y usaban tu champú para algún día tenerlo en capas?, ¿quién de ellas no invocó a su hada madrina con peróxido para despertarse rubia como tú?, ¿quién de nosotros no tenía eternizado tu cuerpo y tu sonrisa en aquellos famosos carteles en los que salías montada en bicicleta o con el traje deportivo o leotardo rojo para hacernos compañía en noches descalzas de ternura?

Sí, Farrah, ese cartel es el más vendido de la historia, tus pechos y piernas inspiraron millones de trabajos manuales, la receta diaria de la soledad con barros, el monólogo de la testosterona buscando expresarse. Éramos otros aunque sigamos siendo los mismos.

Nadie te hacía sombra, ni el rostro de Jaclyn Smith, ni la cachondería de Cheryl Tiegs, ni el busto retador de Ann Margret, ni la altura de Susan Anton mujeres de moda en tus tiempos mozos cuando la femineidad iba más allá de modernismos y el amor era realmente libre.

Nadie se rasuraba el pubis en los setentas y cómo deseábamos ver el tuyo en cada capítulo televisivo, el mismo con el que hacías dichoso a El Hombre Nuclear, el tal Lee Majors, el astronauta o piloto reconstruido con seis millones de dólares de antaño.

¿Quién de nosotros no anhelaba personificar a Charlie para darle cuerpo a esa voz salida de un auricular y tener de esclavas aleladas a Jill, Sabrina y Kelly? por fortuna Bosley era un eunuco equis, el cancerbero de la imagen virginal, un suertudo escogido ex profeso por sus capacidades histriónicas para que los ángeles permanecieran inmaculados, puros, con sus aureolas redondas a la espera de cualquier seducción.

Ah Farrah, dicen que la fama te volvió caprichosa y que por eso saliste del programa, y muchas estaciones pasaron pero nunca perdiste la profundidad de tus ojos, el azul cielo, el azul mar, la sonrisa blanca o tus labios subyugadores.

Con la edad te volviste seria olvidando todo el revuelo causado por 24 millones de pezones, esos que te convirtieron en leyenda, esos que se asomaban encendidos para despertar pasiones, después de todo a nadie le importaba si Farrah, la divina, sabía actuar o no.

Hiciste roles de mujer golpeada, reprimida y tonta, la que no sale de su casa para evitar enojar al predicador, la histérica encerrada en si misma y al final te invadió el cáncer y protagonizaste tu mejor papel: la mujer que lucha por sobrevivir.

A muchos les parecerá una exageración porque no eras Marilyn Monroe ni serías Scarlett Johansson pero siempre fuiste la que tuvimos, Farrah la deseada, Farrah la del champú, Farrah la bien recordada Fawcett.

Gabriel Otero

CARTA PARA CALIPSO (FRAGMENTO)

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY



Calipso y Odiseo de Erich Von Kugelgen

Te llamas Calipso
beldad de las islas del espejo
gacela de las planicies del reflejo
los días apuntalan su cordura
en tus pezones de caramelo
yeguas de oropel sudoroso
crepitan en el solsticio de tus senos.
La lengua se fragua
en un dedo enloquecido
por el festín curvilíneo del deseo
y nada más se oye
el roce de un sostén roído
por el candor primaveral de la yema.


Gabriel Otero

Del poemario Cosas dichas al camino, México D.F., México, 2008

16 de junio de 2009

COLEGIO DEL TEPEYAC, GENERACIÓN 84: 25 AÑOS DESPUÉS

LO ACTUAL

Dicen que los otros se reconocen en uno así como uno en los otros para evitar el olvido, si nadie se acuerda de nosotros es como si no hubiésemos existido, eterna paradoja de la vida que gira frenética en espiral. En ella dejamos rastros antes de coser nuestra mortaja de estrellas y nuestros hijos y sus hijos se encargarán de preservar lo que fuimos.

¿Para qué hablar de lo que somos si lo que nos une es la memoria? hace 25 años rondábamos estos pasillos y los recuerdos son precisos ¿cómo olvidarse del camarón, el foco, el tigre, la macana, juanito Cuadros, el sir y Peña?, toda la fauna de sobrenombres de aquellos que contribuyeron a formar lo que ahora somos, ¿quién no se acuerda de los camel toes de la maestra de actividades estéticas o la de modelado? cuando nos imaginábamos lo que queríamos ver, y como de plano andábamos urgidísimos de instantáneas calmantes de nuestra febrilidad recurríamos a fisgonear las luces reveladoras de la maestra de sicología.

Dicen que el pasado siempre fue mejor que el presente, no lo creo así, pero causa un enorme placer acordarse del compañerismo, el anecdotario de complicidades: el primer trago, el primer cigarro, la primer novia, las revistas porno traídas por algún gurú, la angustia de irse a segunda vuelta o a un extraordinario, la alegría egocentrista de exentar todas las materias, el tocar o cantar en la trova o el escribir en el Horizontes, el jugar fútbol o entrenar americano en el campo de tierra, el esgrimich y la duda si te quedarías en el equipo.


El ser Fraile y cantar “que por eso sirvan cerveza y mezcal para los del Tepeyac” y quedarse como cadáver en el Andy Bridges. Sería injusto mencionar nombres y apellidos, somos tantos que en algún segundo nos topamos sin conocernos, la circunstancia de coincidir en un momento de nuestras vidas.

Dicen que somos espejo de lo vivido, totalmente cierto, el caminar por la calle de Lindavista para venir o salir del colegio y encontrarse con las niñas del Guadalupe, las sonrisas furtivas de atracción, la timidez del gesto de alguien que amamos a primera vista pero que olvidamos dos segundos después cuando veíamos a la que venía detrás, la volatilidad de cupido y la testosterona.

Porque todo eso fuimos y vivimos, parte de nuestra historia la que nos une y la que nos hace estar juntos a la generación 84 del Colegio Tepeyac 25 años después.

Un honor y un gusto estar con ustedes.

Gabriel Otero

QUE RUEDE EL BALÓN....CUADRADO (Versión completa)

PALABRA DE CÍCLOPE

El 26 de octubre de 1863 en Inglaterra nació oficialmente el fútbol cuando se creó la Football Asociation y se definieron sus reglas: número de jugadores, posiciones de estos, dimensiones del campo, tiempos de juego, tamaño de las porterías y uso del balón, entre muchas otras.

La práctica del balompié se expandió rápido por el mundo, nacieron clubes en Europa y América para posteriormente posicionarse en la preferencia de cientos de millones de personas.


La Federación Internacional de Fútbol Asociación se fundó en 1904 por el auge de este deporte en el planeta, actualmente cuenta con más países afiliados que la Organización de la Naciones Unidas.

El fútbol es un deporte de convenciones, producto de criterios establecidos, fáciles de aprender y practicar como que el portero es el único que puede tomar el balón con la mano siempre y cuando no se salga del área grande.


¿En qué lugares se juega fútbol? en calles, azoteas, llanos, polvaredas, casas, patios, jardines, parques, en espacios grandes y pequeños siempre hay un lugar para la gambeta, el cabeceo y los sueños.

En México los especialistas difieren sobre el lugar de nacimiento del fútbol vernáculo: unos afirman que el sitio fue Orizaba, Veracruz, en donde se tienen registros de la formación de un club en 1898; otros enfáticos reiteran que fue en Pachuca, Hidalgo, cuando se realizó el primer torneo en 1902.

Y a más de un siglo de su surgimiento, han habido pocas modificaciones en sus códigos: la inclusión del cuarto arbitro, el uso de diademas, el juego limpio y la negativa de utilizar pantallas para analizar las pifias arbitrales.

En ese contexto, las aportaciones de El Salvador al fútbol han sido significativas: en lugar de jugar con un balón esférico se innovó mediante el uso de balones triangulares y cúbicos, el problema era que costaba que rodaran ocasionando rudeza al patearlas. Esta práctica muy pronto se propagó en países vecinos como Honduras, Guatemala y Costa Rica, aunque nunca ha sido reconocida por la FIFA.


Un visionario, Don Fernando Marcos, jugador, cronista deportivo y director técnico de la selección mexicana en 1959, denunció valientemente esta ventaja en 1981 cuando se realizaban los juegos de la hexagonal mundialista en Honduras, jugar con un cubo es similar al uso de esteroides por sus efectos: huesos, muslos y pantorrillas de acero y un genio de los mil demonios porque requiere pericia patear algo que no gira.

Don Fernando, poco avezado en cuestiones geométricas, solo vio un lado de los seis que tiene el cubo y desde entonces se descubrió que los bárbaros salvadoreños jugaban con pelota cuadrada.

En la hexagonal de 1981 de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) participaban además del país sede: México, El Salvador, Cuba, Canadá y Haití quienes pelearían dos boletos para el mundial de España 82.

Eran las catacumbas del balompié, México sobresalía no tanto por su fineza con el balón sino por la fuerza de poseer cadenas de televisión que lo colocaban en la mira. Los mexicanos en Argentina 78 soñaban con ser campeones mundiales hasta que Túnez, Polonia y Alemania bajaron con 12 pedradas de su nube a Pilar Reyes, a “Gonini” Vázquez Ayala, Leonardo Cuellar, Víctor Rangel y al “Niño de Oro” Hugo Sánchez para recordarles que llegar a la cima requería talento y no sólo kilómetros de lengua. Tras el fracaso, muy raro en México, no faltó quien solicitara la crucifixión cabeza abajo del técnico José Antonio Roca.

A los salvadoreños les faltaba la costumbre de jugar con la pelota redonda, voluntariosos corrían tras ella como hormigas que se arrebatan un granito de azúcar, ¿quién podía culparlos? volaban en el pasto como si se les fuera la vida en ello, no era para menos, en su país recién iniciaba la guerra civil y las balas eran raudas.


A los hondureños se les presentaba una oportunidad brillante de recuperar el prestigio perdido con la llamada “Guerra del Fútbol”, lo poco que se conocía de Honduras en el mundo eran sus bananos y en un gesto de concordia con El Salvador estuvieron a punto de jugar con pelota cúbica, cuestión que fue rechazada por cubanos, canadienses, haitianos y mexicanos. Claro, si había esa deferencia entre centroamericanos ¿por qué no utilizar el puck para hockey y la pelota beisbolera?. Después del forcejeo todos adoptaron obedientes las reglas.

Los partidos entre caribeños fueron aburridísimos, un homenaje al cloroformo ¿qué interés podía tener un Haití-Cuba? salvo el enfrentamiento entre babalaos, las invocaciones a Shangó en los vestidores y las mentadas de madre en creole.

Los boletos al mundial, naturalmente, se disputaron a patadas entre México, Honduras y El Salvador. Los mexicanos, como siempre, se quejaron del arbitraje y de la hostilidad de los aficionados, los salvadoreños conminaron a Don Fernando Marcos y Don Ángel Fernández a no pararse nunca en el Valle de las Hamacas por difundir las intimidades pamboleras de la patria, los hondureños se solidarizaron con los salvadoreños y al final pisaron los callos de los mexicanos para eliminarlos del mundial.

Veintiocho años después la historia caprichosa parece repetirse con otros personajes y un par de países más aderezando la ensalada futbolera mientras rueda el balón cuadrado.


Gabriel Otero

Publicado en Diario CoLatino por entregas el 9 y 16 de junio de 2009

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE


Mario Benedetti
Montevideo, Uruguay
(1920-2009)

Mi táctica
es mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda
y más simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

11 de junio de 2009

EPÍSTOLA PARA RICKY "EL DIVINO"

DEL ENAJENANTE PAMBOL




No sé si hayas adoptado el epíteto de “el divino” por ser pariente o admirador del delincuente de cuello blanco Ángel Isidoro Rodríguez o bien porque tú consideres sea una condición esencial de tu aspecto físico o porque crees que el sol sale a saludarte cada mañana. En fin, da igual.

Respeto tu opinión, a pesar de haber nacido en un país de quinta, que es mío pero no tuyo, y vivir en uno de tercera que es tuyo y es mío, y no creer que los nunca jamás llegarán. La doceava economía del mundo como es la mexicana tiene amplias posibilidades de escalar posiciones y llegar, por fin, al primer mundo, el problema es abandonar el “ya merito” y resolver los problemas sociales para construir una sociedad más justa.


Me da la impresión que votaste por el rancherito de Fox porque te caía bien y creíste que resolvería todo hoy, hoy y hoy y que seis años después te indignaste porque creías en el Mesías del Peje y que ahora estás añorando porque regrese de nuevo el PRI. Así es México y su gente con todo y las 60 etnias que conforman su genoma.


Yo no sé en que país ilusorio vives mi amigo, al parecer se te olvidó la violencia doméstica, para andar calificando la ajena, porque acá mataron a un candidato presidencial y México es campeón mundial en secuestros y te llaman desde los reclusorios para extorsionarte y que acá siete de cada diez mujeres sufren algún tipo de violencia.


También se te olvidó que toda la región del Soconusco hasta el Istmo de Tehuantepec pertenecían a Centro América ¿o no lo sabías?, ¿qué clase de historia de México estudiaste?. Hablas, además, de marginación ¿acaso no sabes de las condiciones de vida de los yakis en Chihuahua, o la de los otomíes? O sin ir más lejos de la Ciudad de México ¿has ido a Cuautepec o a las cercanías del bordo de Xochiaca? Ahí sí se vive en marginación.

¿De qué clase de mentalidad triunfadora hablas? Cuando en la historia de México las derrotas han sido constantes y las victorias muy pocas, unas incluso han sido pírricas pero exaltadas por la historia oficial, eso se filtra hacia todos los campos y es una condicionante casi cultural.

En cuestiones estrictamente futboleras, me dejaste reflexionando en la imagen de “son gargajo sin presente ni futuro” de lo que se puede deducir que el pasado de un vil gargajo era formarse en los pulmones para posteriormente ser expulsado y secarse en el sol o convertirse en pegamento en un kleenex.

Lo de homúnculos estuvo genial pero bastante duro, yo sí creo que la selección mexicana irá al mundial, a pesar de todos los pesares, la derrota contra El Salvador le dolió a México, pero hay que ser positivos y pensar que se recuperará y no lamerse las heridas denostando a otros.

Saludos


Gabriel Otero

CRÓNICA DE UN SALVADOREÑO EN EL D.F. (PARTIDO EL SALVADOR-MÉXICO)

DEL ENAJENANTE PAMBOL


Era un bar con aforo de 500 personas, estaba hasta la madre de lleno, salvadoreños eramos tres más el apoyo del Gaby, mi esposa, mi cuñado y su pareja (mexicanos todos), o sea 7 contra 500 y yo no paré de gritar ¡El Salvador! todo el partido, nunca me burlé de nadie yo andaba en mi rollo animando como seguramente Chamba lo hizo en sus tiempos de jefe de barra, pues resulta que nos encontramos con dos salvadoreños que venían al concierto de Metallica y que traían la playera de El Salvador, cantamos el himno, fue emotivo Saludar la patria orgullosos y oir retumbar al Cuscatlán.


El primer gol fue la apoteósis de siete personas y el silencio de las otras 493, por segunda vez veo jugar a El Salvador con cojones, bien, compensando sus limitaciones técnicas con garra, ese Zelaya (11) es talentoso hizo pedazos a Osorio y a Torrado. Los penales fueron inexistentes para ambos bandos, al fin y al cabo se ganó con solvencia.


Terminando el partido un señor ataviado con la playera verde mexicana me dijo: "ustedes no van ir al mundial porque no tienen dinero" y le contesté que a lo mejor no pero que hoy les habíamos ganado y que no se clavara que al final era un partido de fútbol, y nos invitó a una ronda de tragos, otros cuatro se acercaron y me felicitaron, otro más me tiró mala vibra "ya no hagas tanto pedo que estornudo" pues que mala onda brother le dije, cálmate que no pasa nada la siguiente vez será.





La neta es que me valía verga donde estaba, me la pelaron, yo jugué mi juego con los once y todo mi país (aunque este país también es mío), pero esta noche la disfruté ¿qué me podían decir?, andaba con la playera del Cruz Azul y con mi familia, ahora a pensar en Honduras.

Ah y sí andaba con mis tragos, rompí mi dieta de cerveza, aguanté quince días de sequía.

Gabriel Otero

REFLEXIONES PREVIAS AL PARTIDO EL SALVADOR-MÉXICO

DEL ENAJENANTE PAMBOL


1) Es lamentable que el honor nacional salvadoreño se juegue en un partido de fútbol. Hace 40 años se produjo un conflicto bélico entre El Salvador y Honduras que fue mal llamado "La Guerra del Fútbol", los orígenes no fueron los 180 minutos de andar persiguiendo la pelotita para darle de patadas sino la repartición de tierras en Honduras que pertenecían a salvadoreños. El recordatorio histórico viene a cuenta porque quiere decir que la mentalidad del salvadoreño ha cambiado poco, por lo menos es lo que se refleja en el exterior. Pareciera que ahora somos trogloditas de izquierda, pero trogloditas al fin y al cabo.


2) México es infinitamente superior en términos futbolísticos, hay una liga fortalecida que ha ido transformándose desde principios de los noventa lo que ha permitido competir en copas de sudamericanas y europeas (Libertadores, Sudamericana, Teresa Herrera, etc.), sin embargo, a nivel de selecciones anda de capa caída eso no quiere decir que no se pueda levantar en cualquier momento, El Salvador por el contrario tuvo su etapa culminante antes del mundial de España en 1982 y a partir de ahí el descenso ha sido vertiginoso lo que ha ocasionado que esté en el lugar 100 en el ranking de la FIFA, dudoso honor compartido con potencias futboleras como Burkina Fasso, Vietnam y las Islas Fidji.


3) Como en todo proceso dialéctico a toda acción corresponde una reacción ¿cómo esperaban los salvadoreños que respondiera la prensa mexicana cuando se corrió la voz de que se usarían cubrebocas en el estadio?, ¿acaso se esperaba que los cubrebocas que usamos durante quince días en la Ciudad de México silenciara a los comentaristas?, ¿ahora ya nadie se acuerda que el ex presidente salvadoreño fue comentarista deportivo con toda la escuela mexicana?, en ese sentido las opiniones de David Faittelson, José Ramón Fernández, Carlos Albert y demás resultan naturales.

4) El monumental Estadio Cuscatlán fue construido a semejanza de los estadios de Tampico en Tamaulipas y de León en Guanajuato, eso no le quita su belleza a ese templo futbolero, pero es importante que se conozca de donde viene. La última vez que estuve ahí fue en una final Águila-Firpo, partido malísimo que me hizo huir del estadio. Por cierto, que viva el Águila y San Miguel (Ah, la canción Viva el Águila es la misma de Viva México con obvios cambios en la letra).


5) De algo que tampoco nadie se acuerda es que la hinchada salvadoreña fue la primera que puso de moda la burla hacia los símbolos patrios de otros países, esto sucedió la última vez que se le ganó a México (2-1) en 1993.


6) ¿Quién ganará? yo espero que sea El Salvador jugando fútbol y no repartiendo patadas, es necesario, aunque a la larga signifique una victoria pírrica. Yo veré el partido en un bar y gritaré los goles de la selección salvadoreña si los hay, es una lástima que no tenga la playera azul pero me pondré la que mas se parece que es la del Cruz Azul (el equipo de mis amores con el que siempre he estado en las buenas y en las peores ya que quedamos en último lugar de la tabla general).


7) ¿Qué es lo que espero de la afición salvadoreña? viendo la actual coyuntura es difícil pedir civilidad, animen pero no agredan, respeten porque El Salvador le debe mucho a México a nivel cultural, al final es un partido de fútbol y sólo eso.


Gabriel Otero