11 de junio de 2009

CRÓNICA DE UN SALVADOREÑO EN EL D.F. (PARTIDO EL SALVADOR-MÉXICO)

DEL ENAJENANTE PAMBOL


Era un bar con aforo de 500 personas, estaba hasta la madre de lleno, salvadoreños eramos tres más el apoyo del Gaby, mi esposa, mi cuñado y su pareja (mexicanos todos), o sea 7 contra 500 y yo no paré de gritar ¡El Salvador! todo el partido, nunca me burlé de nadie yo andaba en mi rollo animando como seguramente Chamba lo hizo en sus tiempos de jefe de barra, pues resulta que nos encontramos con dos salvadoreños que venían al concierto de Metallica y que traían la playera de El Salvador, cantamos el himno, fue emotivo Saludar la patria orgullosos y oir retumbar al Cuscatlán.


El primer gol fue la apoteósis de siete personas y el silencio de las otras 493, por segunda vez veo jugar a El Salvador con cojones, bien, compensando sus limitaciones técnicas con garra, ese Zelaya (11) es talentoso hizo pedazos a Osorio y a Torrado. Los penales fueron inexistentes para ambos bandos, al fin y al cabo se ganó con solvencia.


Terminando el partido un señor ataviado con la playera verde mexicana me dijo: "ustedes no van ir al mundial porque no tienen dinero" y le contesté que a lo mejor no pero que hoy les habíamos ganado y que no se clavara que al final era un partido de fútbol, y nos invitó a una ronda de tragos, otros cuatro se acercaron y me felicitaron, otro más me tiró mala vibra "ya no hagas tanto pedo que estornudo" pues que mala onda brother le dije, cálmate que no pasa nada la siguiente vez será.





La neta es que me valía verga donde estaba, me la pelaron, yo jugué mi juego con los once y todo mi país (aunque este país también es mío), pero esta noche la disfruté ¿qué me podían decir?, andaba con la playera del Cruz Azul y con mi familia, ahora a pensar en Honduras.

Ah y sí andaba con mis tragos, rompí mi dieta de cerveza, aguanté quince días de sequía.

Gabriel Otero

2 comentarios:

Tzaviere dijo...

Me has sacado carcajadas, Gabo.

Gabriel Otero dijo...

Tzaviere:

Fue muy divertido.

Un abrazo
GO