9 de agosto de 2008

HOMENAJE A DON JULIÁN OTERO ROEL, OCTUBRE DE 1989

DEL BAÚL DE LOS DAGUERROTIPOS



Gabriel Otero y Roberto Trabanino

No recuerdo con precisión la fecha, ¿septiembre u octubre?, pero sí el año, 1989. Mi padre tenía uno o dos meses de haber fallecido, la empresa Criaves S.A reconocía a uno de sus fundadores: don Julián Otero Roel, que ingresaría al Salón de la Fama de la Avicultura Latinoamericana. Fue pionero en lo que emprendió, carismático a más no poder, murió como debíamos morir todos, mentando madres. Don Julián, con magia siempre en los ojos y en las manos, cuando llegó a El Salvador montó el Drive Inn Riviera, que introdujo la gastronomía mexicana en el país, el restaurante se ubicaba en donde está el Don Pedro, que no sé si aún exista. Yo, orgulloso, recibía la placa en manos de don Roberto Trabanino, otro pionero, juntos él y mi padre, engulleron el mercado centroamericano y del sur de México abasteciendo de huevo y pollo de engorde a las granjas. Sirvan estas líneas para recordar al tigre de Monterrey, mi padre.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Homenaje a Un Gran Hombre de Gran Vision un Padre para los q fuimos y somos allegados a su familia .
Don Julian de regio caracter con Pasión por vivir con alegria marcar el tiempo,la vida con su huella .
De seguro en el cielo anda en su mercedes gris con su bella esposa (Mama Lucy)en el gran paseode la felicidad.

Juan Carlos Muselli

Gabriel Otero dijo...

Juan Carlos:

Tú mejor que nadie conoció a mis papás, por eso tu comentario es valioso porque sé del cariño que les tenías, un abrazo desde México.

Anónimo dijo...

Gabriel soy Juan Carlos Trabanino, Hijo de Roberto Trabanino, solo te queria comentar el gran aprecio que mi papa y por consiguiente nosotros sus hijos le tuvimos a don Julian de gratos recuerdos,hombre carismatico y emprendedor que hasta hoy en dia recordamos todas sus lo curas y buen humor que lo caracterizaban, hombre honorable que todavia en el gremio avicola se escucha de su trabajo por la avicultura de El Salvador.

Te envio mis saludos y respetos

Juan Carlos Trabanino

Anónimo dijo...

Lindas palabras de orgullo y homenaje de un hijo y de todos los que lo conocieron.
Sandra M.

Flor Lanzillotta dijo...

Qué lindo GO, me encanta leer éstas líneas y recordar con tanto cariño al tati! El abuelo más divertido y enojón del planeta... :)