21 de agosto de 2008

CUERNAVACA

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY

Catedral de Cuernavaca, Fotografía de Luis Henry

CUERNAVACA

¿Cómo no sentir la inesperada
piel de tus tardes?
¿Cómo no dormir en las cúpulas
de tus iglesias?
Si fue tu lluvia la que conjuró
a mi sortilegio.
Si fue tu follaje el que curó
a mi garganta.
Y si en tu cielo desierto
no encuentro el rastro de un oráculo
será la hora de guardar los ojos
en los bolsillos del pantalón
será un nuevo tiempo
para empacarte y llevarte conmigo.


Gabriel Otero


Del poemario Cronogramas, publicado en Revista Mala Vida, Letralia, Poetas del Mundo, Arte Poética y Espoesía.





No hay comentarios: