23 de febrero de 2010

CADENAS NUESTRAS DE CADA DÍA

PALABRA DE CÍCLOPE




Siéntete rehén del correo electrónico, secuestrado entre cadenas de porquería, atiborrado de mensajes no necesarios, es el poder del rumor y la falsedad, les dicen hoax y spam, son largas serpientes, comenzaron interminables hace diez años y nunca culminan porque siempre hay algún crédulo descubridor.

Bill Gates te regalará 50 mil dólares por enviar este mensaje sólo pruébalo y verás, aprovecha que aún no cierran Hotmail, San Judas Tadeo no intercederá por ti si rompes el eslabón.

Hoy estás de suerte cambiarás de computadora, fuiste de los cien elegidos, eso sí, previo llenado de formularios con tus respectivos datos personales incluyendo números de tarjetas de crédito y códigos de seguridad.

Protesta porque tu voto no sirve, los políticos serán solo políticos, escríbele diez cartas anónimas a Mauricio Funes, exígele lo imposible en diez meses y a Felipe Calderón recuérdale su ineptitud y restriégale en la cara que prometió derogar la tenencia aunque tú no sepas que el impuesto se suprimió.

Horrorízate por la caza de ballenas y conmuévete porque utilizan a los cánidos como conejillos de indias, vomita porque los asiáticos se los comen en brochetas y carnitas, siempre es posible tanta hambrienta crueldad, eres ciudadano casi ejemplar que nunca levantas la mierda estática de tu mascota de la vía pública, ésta espera llenarse de moscas o a embarrarse en suelas de quién sabe quién.

Únete a las causas nobles, se solidario, dale forward cuando recibas fotos de niños secuestrados, y si puedes antes de morir dona también un riñón y tu corazón, sólo perderás tu dirección de internauta para integrar nuevos bancos de datos y generar más series de cadenas para que otros las lean.

Y en este clima de inseguridad reenvía la advertencia de un nuevo virus tan dañino que temes borre tu disco duro, la CNN lo anunció como la madre de todas las toxinas cibernéticas equivalente a una mordida de dragón de komodo.

Pero dejemos a un lado el sufrimiento global, hablemos de cosas amables como que a cada signo zodiacal corresponde una fruta, yo soy manzana y tú serás pera, kiwi o fresa y mientras contempla la foto en la que ella se abre de piernas, mamacita clítoris brilloso si por un ratito estuvieras aquí.

Y no te olvides de mandar este artículo a todos tus contactos so pena de morir en el teclado fulminado por un rayo, porque en la red también existe el limbo y la justicia divina.

Gabriel Otero


1 comentario:

Tzaviere dijo...

Tan genial como cáustico. Adoro el estilo.