15 de marzo de 2009

OBRA COLECTIVA

DEL BAÚL DE LOS DAGUERROTIPOS

De izquierda a derecha: André Cruchaga, Gabriel Otero, César Ramírez (Caralvá) y Javier Alas

Hay fotografías de las que siempre nos acordamos por simbólicas o emblemáticas, hace un año la instantánea fue publicada por André Cruchaga y Javier Alas en sus respectivos blogs. Reproduzco los textos que escribimos en aquel entonces tomando como pretexto la amistad, el recuerdo y la obra colectiva.

"Aquellos ojos míos de 1990, y aquellas mañanas inolvidables de los sábados en el periódico. La entrega del suplemento terminado y la inmediata tertulia en una pizza cercana. André casi siempre nos acompañaba, pues más que un asiduo era miembro de número de la camaradería. Al retornar al viejo edificio dañado por el terremoto de 1986 escuchábamos el atronador mas delicioso estruendo de la maquinaria en funcionamiento, y recibíamos el primer ejemplar bien impreso, en su registro. Tres Mil, suplemento cultural. 3000. El tercer milenio a la vuelta de la esquina, y ahora uno de nosotros a la vuelta de un aeropuerto. Pero estos ojos míos de 2008 les siguen viendo a todos con la misma nitidez y gratitud".

Javier Alas

"El histórico edificio del Latino, testigo de tantas loqueras, tantos juegos, tantas risas...era divertidísimo editar el suplemento, Caralvá chiflando y los de fotomecánica contestando al unísono con mentadas de madre, el gordo operador de la Speedmaster con su camiseta con hoyos llena de grasa (perdón no recuerdo su nombre), la música de Soda Stereo o de Depeche Mode o Duran Duran arreciándonos para terminar la última página (siempre teníamos alguna sorpresita guardada bajo la manga), Javier puteando al diagramador en turno (o Luis o Víctor u Orlando) hasta que se cansaba y terminaba haciéndolo él, Valencia gritándome desde abajo que en cuanto llegara la "madera" se cerraba la edición y por lo tanto nos quedaríamos fuera, no estaban en boga las maravillosas computadoras hacíamos todo en galeras, los errores de dedo de Celmira a la orden del día, las piernas morenas de Sonia inspiradoras, de repente aparecían las visitas que eran muchísimas y algunas antagónicas: poetas, cuentistas, pensadores y diletantes pero el diario era un territorio liberado y el Tres Mil una imagen de lo que debió haber sido siempre el país porque era la praxis de la democracia publicaba cada sábado, llegaba Cruchaga con su bolsita de plástico con una botella de Chaparro Reserva Especial, y por supuesto, Denominación de Origen (era exquisito no le envidiaba nada al mejor tequila) las masas pedían que lo abriera cosa que sólo hice una vez, se oía la impresora el diario estaba por salir, en la entrada del enrejado que cercaba la maquinota ponían una mesa, el Rana empezaba a repartir los diarios recién impresos, la tinta se pegaba en los dedos, los canillitas formados listos para esparcir la historia....eso evidentemente es inolvidable....luego la boom y sus nuditos con ajo, la pizza era lo de menos, jarras después, partíamos satisfechos a planear la siguiente semana...."



Gabriel Otero


"Gabriel, Javier y André, fragmentos de obras colectivas. Ahora se les debe tratar de "usted". Pero en fin, la memoria pesa y agradece haberles encontrado por la poesía, en la definitiva respuesta a tanta violencia de aquellos años. El 3000 era el camino, el poeta supremo de los cielos debió saludarles en cada palabra, ahora damos fe de ello. Así solo les queda trabajar palabra por palabra, como aquél mítico taller literario llamado: Abrapalabra."

Caralvá











No hay comentarios: