16 de junio de 2009

COLEGIO DEL TEPEYAC, GENERACIÓN 84: 25 AÑOS DESPUÉS

LO ACTUAL

Dicen que los otros se reconocen en uno así como uno en los otros para evitar el olvido, si nadie se acuerda de nosotros es como si no hubiésemos existido, eterna paradoja de la vida que gira frenética en espiral. En ella dejamos rastros antes de coser nuestra mortaja de estrellas y nuestros hijos y sus hijos se encargarán de preservar lo que fuimos.

¿Para qué hablar de lo que somos si lo que nos une es la memoria? hace 25 años rondábamos estos pasillos y los recuerdos son precisos ¿cómo olvidarse del camarón, el foco, el tigre, la macana, juanito Cuadros, el sir y Peña?, toda la fauna de sobrenombres de aquellos que contribuyeron a formar lo que ahora somos, ¿quién no se acuerda de los camel toes de la maestra de actividades estéticas o la de modelado? cuando nos imaginábamos lo que queríamos ver, y como de plano andábamos urgidísimos de instantáneas calmantes de nuestra febrilidad recurríamos a fisgonear las luces reveladoras de la maestra de sicología.

Dicen que el pasado siempre fue mejor que el presente, no lo creo así, pero causa un enorme placer acordarse del compañerismo, el anecdotario de complicidades: el primer trago, el primer cigarro, la primer novia, las revistas porno traídas por algún gurú, la angustia de irse a segunda vuelta o a un extraordinario, la alegría egocentrista de exentar todas las materias, el tocar o cantar en la trova o el escribir en el Horizontes, el jugar fútbol o entrenar americano en el campo de tierra, el esgrimich y la duda si te quedarías en el equipo.


El ser Fraile y cantar “que por eso sirvan cerveza y mezcal para los del Tepeyac” y quedarse como cadáver en el Andy Bridges. Sería injusto mencionar nombres y apellidos, somos tantos que en algún segundo nos topamos sin conocernos, la circunstancia de coincidir en un momento de nuestras vidas.

Dicen que somos espejo de lo vivido, totalmente cierto, el caminar por la calle de Lindavista para venir o salir del colegio y encontrarse con las niñas del Guadalupe, las sonrisas furtivas de atracción, la timidez del gesto de alguien que amamos a primera vista pero que olvidamos dos segundos después cuando veíamos a la que venía detrás, la volatilidad de cupido y la testosterona.

Porque todo eso fuimos y vivimos, parte de nuestra historia la que nos une y la que nos hace estar juntos a la generación 84 del Colegio Tepeyac 25 años después.

Un honor y un gusto estar con ustedes.

Gabriel Otero

QUE RUEDE EL BALÓN....CUADRADO (Versión completa)

PALABRA DE CÍCLOPE

El 26 de octubre de 1863 en Inglaterra nació oficialmente el fútbol cuando se creó la Football Asociation y se definieron sus reglas: número de jugadores, posiciones de estos, dimensiones del campo, tiempos de juego, tamaño de las porterías y uso del balón, entre muchas otras.

La práctica del balompié se expandió rápido por el mundo, nacieron clubes en Europa y América para posteriormente posicionarse en la preferencia de cientos de millones de personas.


La Federación Internacional de Fútbol Asociación se fundó en 1904 por el auge de este deporte en el planeta, actualmente cuenta con más países afiliados que la Organización de la Naciones Unidas.

El fútbol es un deporte de convenciones, producto de criterios establecidos, fáciles de aprender y practicar como que el portero es el único que puede tomar el balón con la mano siempre y cuando no se salga del área grande.


¿En qué lugares se juega fútbol? en calles, azoteas, llanos, polvaredas, casas, patios, jardines, parques, en espacios grandes y pequeños siempre hay un lugar para la gambeta, el cabeceo y los sueños.

En México los especialistas difieren sobre el lugar de nacimiento del fútbol vernáculo: unos afirman que el sitio fue Orizaba, Veracruz, en donde se tienen registros de la formación de un club en 1898; otros enfáticos reiteran que fue en Pachuca, Hidalgo, cuando se realizó el primer torneo en 1902.

Y a más de un siglo de su surgimiento, han habido pocas modificaciones en sus códigos: la inclusión del cuarto arbitro, el uso de diademas, el juego limpio y la negativa de utilizar pantallas para analizar las pifias arbitrales.

En ese contexto, las aportaciones de El Salvador al fútbol han sido significativas: en lugar de jugar con un balón esférico se innovó mediante el uso de balones triangulares y cúbicos, el problema era que costaba que rodaran ocasionando rudeza al patearlas. Esta práctica muy pronto se propagó en países vecinos como Honduras, Guatemala y Costa Rica, aunque nunca ha sido reconocida por la FIFA.


Un visionario, Don Fernando Marcos, jugador, cronista deportivo y director técnico de la selección mexicana en 1959, denunció valientemente esta ventaja en 1981 cuando se realizaban los juegos de la hexagonal mundialista en Honduras, jugar con un cubo es similar al uso de esteroides por sus efectos: huesos, muslos y pantorrillas de acero y un genio de los mil demonios porque requiere pericia patear algo que no gira.

Don Fernando, poco avezado en cuestiones geométricas, solo vio un lado de los seis que tiene el cubo y desde entonces se descubrió que los bárbaros salvadoreños jugaban con pelota cuadrada.

En la hexagonal de 1981 de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) participaban además del país sede: México, El Salvador, Cuba, Canadá y Haití quienes pelearían dos boletos para el mundial de España 82.

Eran las catacumbas del balompié, México sobresalía no tanto por su fineza con el balón sino por la fuerza de poseer cadenas de televisión que lo colocaban en la mira. Los mexicanos en Argentina 78 soñaban con ser campeones mundiales hasta que Túnez, Polonia y Alemania bajaron con 12 pedradas de su nube a Pilar Reyes, a “Gonini” Vázquez Ayala, Leonardo Cuellar, Víctor Rangel y al “Niño de Oro” Hugo Sánchez para recordarles que llegar a la cima requería talento y no sólo kilómetros de lengua. Tras el fracaso, muy raro en México, no faltó quien solicitara la crucifixión cabeza abajo del técnico José Antonio Roca.

A los salvadoreños les faltaba la costumbre de jugar con la pelota redonda, voluntariosos corrían tras ella como hormigas que se arrebatan un granito de azúcar, ¿quién podía culparlos? volaban en el pasto como si se les fuera la vida en ello, no era para menos, en su país recién iniciaba la guerra civil y las balas eran raudas.


A los hondureños se les presentaba una oportunidad brillante de recuperar el prestigio perdido con la llamada “Guerra del Fútbol”, lo poco que se conocía de Honduras en el mundo eran sus bananos y en un gesto de concordia con El Salvador estuvieron a punto de jugar con pelota cúbica, cuestión que fue rechazada por cubanos, canadienses, haitianos y mexicanos. Claro, si había esa deferencia entre centroamericanos ¿por qué no utilizar el puck para hockey y la pelota beisbolera?. Después del forcejeo todos adoptaron obedientes las reglas.

Los partidos entre caribeños fueron aburridísimos, un homenaje al cloroformo ¿qué interés podía tener un Haití-Cuba? salvo el enfrentamiento entre babalaos, las invocaciones a Shangó en los vestidores y las mentadas de madre en creole.

Los boletos al mundial, naturalmente, se disputaron a patadas entre México, Honduras y El Salvador. Los mexicanos, como siempre, se quejaron del arbitraje y de la hostilidad de los aficionados, los salvadoreños conminaron a Don Fernando Marcos y Don Ángel Fernández a no pararse nunca en el Valle de las Hamacas por difundir las intimidades pamboleras de la patria, los hondureños se solidarizaron con los salvadoreños y al final pisaron los callos de los mexicanos para eliminarlos del mundial.

Veintiocho años después la historia caprichosa parece repetirse con otros personajes y un par de países más aderezando la ensalada futbolera mientras rueda el balón cuadrado.


Gabriel Otero

Publicado en Diario CoLatino por entregas el 9 y 16 de junio de 2009

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE


Mario Benedetti
Montevideo, Uruguay
(1920-2009)

Mi táctica
es mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda
y más simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

11 de junio de 2009

EPÍSTOLA PARA RICKY "EL DIVINO"

DEL ENAJENANTE PAMBOL




No sé si hayas adoptado el epíteto de “el divino” por ser pariente o admirador del delincuente de cuello blanco Ángel Isidoro Rodríguez o bien porque tú consideres sea una condición esencial de tu aspecto físico o porque crees que el sol sale a saludarte cada mañana. En fin, da igual.

Respeto tu opinión, a pesar de haber nacido en un país de quinta, que es mío pero no tuyo, y vivir en uno de tercera que es tuyo y es mío, y no creer que los nunca jamás llegarán. La doceava economía del mundo como es la mexicana tiene amplias posibilidades de escalar posiciones y llegar, por fin, al primer mundo, el problema es abandonar el “ya merito” y resolver los problemas sociales para construir una sociedad más justa.


Me da la impresión que votaste por el rancherito de Fox porque te caía bien y creíste que resolvería todo hoy, hoy y hoy y que seis años después te indignaste porque creías en el Mesías del Peje y que ahora estás añorando porque regrese de nuevo el PRI. Así es México y su gente con todo y las 60 etnias que conforman su genoma.


Yo no sé en que país ilusorio vives mi amigo, al parecer se te olvidó la violencia doméstica, para andar calificando la ajena, porque acá mataron a un candidato presidencial y México es campeón mundial en secuestros y te llaman desde los reclusorios para extorsionarte y que acá siete de cada diez mujeres sufren algún tipo de violencia.


También se te olvidó que toda la región del Soconusco hasta el Istmo de Tehuantepec pertenecían a Centro América ¿o no lo sabías?, ¿qué clase de historia de México estudiaste?. Hablas, además, de marginación ¿acaso no sabes de las condiciones de vida de los yakis en Chihuahua, o la de los otomíes? O sin ir más lejos de la Ciudad de México ¿has ido a Cuautepec o a las cercanías del bordo de Xochiaca? Ahí sí se vive en marginación.

¿De qué clase de mentalidad triunfadora hablas? Cuando en la historia de México las derrotas han sido constantes y las victorias muy pocas, unas incluso han sido pírricas pero exaltadas por la historia oficial, eso se filtra hacia todos los campos y es una condicionante casi cultural.

En cuestiones estrictamente futboleras, me dejaste reflexionando en la imagen de “son gargajo sin presente ni futuro” de lo que se puede deducir que el pasado de un vil gargajo era formarse en los pulmones para posteriormente ser expulsado y secarse en el sol o convertirse en pegamento en un kleenex.

Lo de homúnculos estuvo genial pero bastante duro, yo sí creo que la selección mexicana irá al mundial, a pesar de todos los pesares, la derrota contra El Salvador le dolió a México, pero hay que ser positivos y pensar que se recuperará y no lamerse las heridas denostando a otros.

Saludos


Gabriel Otero

CRÓNICA DE UN SALVADOREÑO EN EL D.F. (PARTIDO EL SALVADOR-MÉXICO)

DEL ENAJENANTE PAMBOL


Era un bar con aforo de 500 personas, estaba hasta la madre de lleno, salvadoreños eramos tres más el apoyo del Gaby, mi esposa, mi cuñado y su pareja (mexicanos todos), o sea 7 contra 500 y yo no paré de gritar ¡El Salvador! todo el partido, nunca me burlé de nadie yo andaba en mi rollo animando como seguramente Chamba lo hizo en sus tiempos de jefe de barra, pues resulta que nos encontramos con dos salvadoreños que venían al concierto de Metallica y que traían la playera de El Salvador, cantamos el himno, fue emotivo Saludar la patria orgullosos y oir retumbar al Cuscatlán.


El primer gol fue la apoteósis de siete personas y el silencio de las otras 493, por segunda vez veo jugar a El Salvador con cojones, bien, compensando sus limitaciones técnicas con garra, ese Zelaya (11) es talentoso hizo pedazos a Osorio y a Torrado. Los penales fueron inexistentes para ambos bandos, al fin y al cabo se ganó con solvencia.


Terminando el partido un señor ataviado con la playera verde mexicana me dijo: "ustedes no van ir al mundial porque no tienen dinero" y le contesté que a lo mejor no pero que hoy les habíamos ganado y que no se clavara que al final era un partido de fútbol, y nos invitó a una ronda de tragos, otros cuatro se acercaron y me felicitaron, otro más me tiró mala vibra "ya no hagas tanto pedo que estornudo" pues que mala onda brother le dije, cálmate que no pasa nada la siguiente vez será.





La neta es que me valía verga donde estaba, me la pelaron, yo jugué mi juego con los once y todo mi país (aunque este país también es mío), pero esta noche la disfruté ¿qué me podían decir?, andaba con la playera del Cruz Azul y con mi familia, ahora a pensar en Honduras.

Ah y sí andaba con mis tragos, rompí mi dieta de cerveza, aguanté quince días de sequía.

Gabriel Otero

REFLEXIONES PREVIAS AL PARTIDO EL SALVADOR-MÉXICO

DEL ENAJENANTE PAMBOL


1) Es lamentable que el honor nacional salvadoreño se juegue en un partido de fútbol. Hace 40 años se produjo un conflicto bélico entre El Salvador y Honduras que fue mal llamado "La Guerra del Fútbol", los orígenes no fueron los 180 minutos de andar persiguiendo la pelotita para darle de patadas sino la repartición de tierras en Honduras que pertenecían a salvadoreños. El recordatorio histórico viene a cuenta porque quiere decir que la mentalidad del salvadoreño ha cambiado poco, por lo menos es lo que se refleja en el exterior. Pareciera que ahora somos trogloditas de izquierda, pero trogloditas al fin y al cabo.


2) México es infinitamente superior en términos futbolísticos, hay una liga fortalecida que ha ido transformándose desde principios de los noventa lo que ha permitido competir en copas de sudamericanas y europeas (Libertadores, Sudamericana, Teresa Herrera, etc.), sin embargo, a nivel de selecciones anda de capa caída eso no quiere decir que no se pueda levantar en cualquier momento, El Salvador por el contrario tuvo su etapa culminante antes del mundial de España en 1982 y a partir de ahí el descenso ha sido vertiginoso lo que ha ocasionado que esté en el lugar 100 en el ranking de la FIFA, dudoso honor compartido con potencias futboleras como Burkina Fasso, Vietnam y las Islas Fidji.


3) Como en todo proceso dialéctico a toda acción corresponde una reacción ¿cómo esperaban los salvadoreños que respondiera la prensa mexicana cuando se corrió la voz de que se usarían cubrebocas en el estadio?, ¿acaso se esperaba que los cubrebocas que usamos durante quince días en la Ciudad de México silenciara a los comentaristas?, ¿ahora ya nadie se acuerda que el ex presidente salvadoreño fue comentarista deportivo con toda la escuela mexicana?, en ese sentido las opiniones de David Faittelson, José Ramón Fernández, Carlos Albert y demás resultan naturales.

4) El monumental Estadio Cuscatlán fue construido a semejanza de los estadios de Tampico en Tamaulipas y de León en Guanajuato, eso no le quita su belleza a ese templo futbolero, pero es importante que se conozca de donde viene. La última vez que estuve ahí fue en una final Águila-Firpo, partido malísimo que me hizo huir del estadio. Por cierto, que viva el Águila y San Miguel (Ah, la canción Viva el Águila es la misma de Viva México con obvios cambios en la letra).


5) De algo que tampoco nadie se acuerda es que la hinchada salvadoreña fue la primera que puso de moda la burla hacia los símbolos patrios de otros países, esto sucedió la última vez que se le ganó a México (2-1) en 1993.


6) ¿Quién ganará? yo espero que sea El Salvador jugando fútbol y no repartiendo patadas, es necesario, aunque a la larga signifique una victoria pírrica. Yo veré el partido en un bar y gritaré los goles de la selección salvadoreña si los hay, es una lástima que no tenga la playera azul pero me pondré la que mas se parece que es la del Cruz Azul (el equipo de mis amores con el que siempre he estado en las buenas y en las peores ya que quedamos en último lugar de la tabla general).


7) ¿Qué es lo que espero de la afición salvadoreña? viendo la actual coyuntura es difícil pedir civilidad, animen pero no agredan, respeten porque El Salvador le debe mucho a México a nivel cultural, al final es un partido de fútbol y sólo eso.


Gabriel Otero



¿CUBREBOCAS? (Versión completa)

PALABRA DE CÍCLOPE

Día 1
En la mañana del viernes 24 de abril la vida cambió para los habitantes de la llamada “Ciudad más grande del mundo”, nos privó el desconcierto cuando tuvimos que adoptar un elemento mas para uso cotidiano como los lentes, el celular, el ipod, la mochila o el libro: el famoso tapa o cubrebocas o mascarilla.

No es que sea una moda importada, no, de imprevisto nos vimos forzados a resguardar boca y nariz para no contraer la influenza porcina. Bueno, hasta entonces los estultos creíamos en esa idea falaz, cuando es todo lo contrario el cubre bocas se utiliza para no esparcir virus al hablar, respirar o estornudar.

De entrada la sensación de incomodidad, inhalar y exhalar empañaba las gafas oscuras, instrumento de primerísima necesidad para los que vamos despertando a las diez de la mañana, luego, la resequedad de los labios, el vapor formando gotas en la punta de la nariz, el aire caliente circulando en las fosas nasales, un suplicio al fin necesario: o eran los ojos o la vida.

Al llegar al metro la confusión ¿cómo tomar el café americano o expreso usando el dichoso cubrebocas?, una alteración grave de la rutina, ni modo de quitárselo y menos acá, el asunto equivale a arrojarse del risco con un paraguas, lástima, la emergencia lo amerita, mejor dormir oyendo música.

Después la sorpresa, menos de la tercera parte de los que viajamos en el vagón usa cubrebocas, pobres, pensamos, ni siquiera se enteraron del virus, no saben que el calor cultiva lo inimaginable, el ambiente no era para sentirse en un quirófano pero al menos el intento se hace.

Entonces experimentamos lo que un can con bozal, los movimientos faciales se reducen dramáticamente, intentamos hablar pero nuestra voz se escucha tenue, no nos oyen, decimos permiso y no se quitan, nos tenemos que bajar.

Día 2
Las mañas se aprenden rápido, hay que deshacerse cuanto antes del cubrebocas, salimos a la calle y respiramos libremente, claro, es un decir, en la Ciudad de México pretender aspirar aire puro es una utopía.

Por la tarde descubrimos que el vaho del cubre bocas tiene un efecto clorofórmico, mientras usted lo use contribuirá a que la epidemia no se convierta en pandemia y se puede arrullar hasta llegar adonde tiene que llegar.

Día 3
El cubrebocas se porta con estilo: los hay de colores tradicionales verde, azul y blanco y con tonos pastel, celeste, lila y rosa, estos asemejan a toallas sanitarias, se ven delicados, suaves, los exhiben ellas como una pieza más de su artillería.

Ellos, algunos, usan mascarillas industriales como suspensorios de beisbolista, ¿qué se sentirá traer los tanates en la cara?, a lo más que hemos llegado es a sentirlos en la garganta, los gemelos mas bien mellizos acompañando a la manzana de Adán, pero faltarían unos diez o quince centímetros para alcanzar a la nariz, de cualquier manera es una muestra inútil de virilidad, la apariencia ruda del chilango de hoy.

Día 4
Los cubrebocas se agotaron en la Ciudad de México, la epidemia crece, ¿habrá cabida para la esperanza o tendremos que usar máscaras antigás?.

Día 5
A nadie le quedó claro, el Secretario de Salud acosado y molesto durante la segunda conferencia de prensa del día, después de exponer gráficas en las que los números reflejaban los ingresos de posibles contagiados de influenza a los hospitales del sistema público, reveló que a la fecha únicamente siete personas han muerto del mal oculto.

¿Paralizar la Ciudad de México por siete fallecidos?, con todo respeto para los finados y sus familias, en estos días de asueto escolar, de seguro más de siete parejas de adolescentes enclaustrados ya se encargaron de fabricar los relevos y “¿para qué usar cubrebocas y condón? si nos conocemos desde siempre los secretos y nos amamos desde tan cerca”.

¿Qué estarán haciendo nuestros hijos en casa?, ¿de qué sirven los celulares si las niñas nunca contestan? somos bien pensados y esperamos que se encuentren solas en los brazos de Morfeo, no Orfeo, el muchachito ese que tiene crateres en la cara y ojos de noche sin estrellas, el tipo es alto y feo y resulta inadmisible imaginarse abuelos, colgamos enojados invocando a la madre que parió y bautizó a un hijo con semejante nombre.
Día 6
Hoy es Día del Niño, pobres ellos, llevan una semana de memorizar todas sus películas y de pulverizar sus récords en el Xbox, ya jugaron los juegos de mesa posibles, ya decoraron sus cubrebocas con sonrisas, planetas, dientes y lunares ¿y ahora qué hacemos? es la pregunta de millones de niños que no deben salir a la calle.

Los que andamos afuera buscamos donde comer, los restaurantes han improvisado un sistema de distribución a domicilio y no se puede consumir en sus instalaciones, curiosa manera de prevenir la pandemia, gregarios por naturaleza, compramos y nos sentamos en bancas y áreas verdes para alejar miedos y pensar en voz alta.

Día 7
Nadie nos dijo pero esta es una cuarentena sin nombre, a partir de hoy primero de mayo nadie trabajará hasta el día seis, estornudar casi está prohibido por decreto, hay que salir sólo por lo necesario: víveres y agua.

La gente transita como autómata en los supermercados, nadie anda sin cubrebocas, trabajadores borran con sus rociadores cualquier huella o recuerdo dactilar de los agarraderos de cochecitos metálicos.

Día 8
El sonido de la Ciudad de México es similar al de una olla a punto de estallar, hoy no es así, a las cinco mañana se escuchan los grillos en plena plegaria a la luna, al día se lo llevan bucles de humo de un cigarro consumiéndose.

Día 9
Domingo de fútbol, los juegos son a puerta de cerrada, desde el inicio de la crisis sanitaria le pueden llevar un six de coronas hasta su casa, la única condición es ser borracho deportista, el lúpulo es igual a los esteroides con la diferencia que uno desarrolla la panza sin ejercitarse, los músculos abdominales se desparraman desafiando a la ley de Newton.

Grite como director técnico frente a la pantalla plana, sienta la transpiración de sus jugadores, descifre la estrategia del contrario, miéntele la madre al árbitro como siempre, piense en adquirir un cubrebocas con los colores de su equipo.

Día 10
Faltaba el cerdito para completar una década de epidemias generadas en animales útiles: la encefalopatía espongiforme bovina o enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar y ahora la influenza porcina llamada por los científicos AH1N1 por la mutación del virus en los humanos y la matanza indiscriminada de esta especie en países árabes fundamentalistas.

Se dice que en algunos lugares, censores con cubrebocas negros, incineraron películas y series televisivas de Babe el puerquito valiente, de Wilbur incluida la telaraña de Charlotte y sus mensajes subversivos, de Porky Pig nuestro rey, de la coqueta Miss Piggy y la rana René y los cuentos de los tres cerditos y canciones lacrimógenas de Cri Cri con todo y el más pequeño de los tres que soñaba con ayudar a su mamá. Piggies de los Beatles tampoco se salvó, el tocino es pernicioso y mas vale prevenir que lamentar, el virus también tiene memoria.

Día 11
¿Qué haríamos sin ellas?, nuestras mujeres aburridas huyen de la casa en la búsqueda de suministros para un día aunque en las despensas no falte nada, a ver si de pura casualidad hay alguna tienda abierta en Perisur o en otro centro comercial para tardarse horas en plena contemplación paisajística, los aparadores y probadores se hicieron para ellas. Salen apresuradas con el cubrebocas lleno de perfume porque la vanidad se impone a cualquier crisis y la frivolidad siempre habita en ellas.

Hoy se conmemora la Batalla de Puebla, una de las contadas victorias del ejército mexicano, muy importante en términos de unidad nacional, a Francia no siempre se le gana. El desfile se canceló en la Ciudad de México dicen que por la carencia de cubrebocas.

Por la noche, el Jefe de Gobierno felicitó a veinte millones de disciplinados chilangos por haberse portado a la altura y acordarse que el semáforo está en preventivo, un amarillo parecido al naranja pero a lo mejor es rojo y si se le ve bien es verde, cuestión de daltonismos o interpretaciones, en México todo es posible.

Día 12
Dicen que el miedo no anda en burro, ¿cómo se puede personificar el miedo? ¿a un siniestro señor de sombrero negro montado en un cuadrúpedo?, ¿a algo inasible pero palpable en la punta del cerebro?, ¿a la calavera que siempre nos pela los dientes?, no se sabe, cada quien lo interpreta por su sentir, lo cierto es que el cubrebocas pasó al ayer, menos del 10 % de personas lo usan para regresar a trabajar.

Día 13
Empieza el “juebebes” rito continuo de la amistad, preámbulo del Día de la Madre, no nos veíamos ni nos saludábamos desde hace dos semanas y hay que celebrar hasta el amanecer.

Día 14
Puto gobierno ¿habrá sido cierto lo de la influenza?, la mayoría lo dudamos entre tragos, ¿pero cómo engañar a la Organización Mundial de la Salud?, nada más un político mexicano y su cubrebocas lo saben, mientras vivamos y bebamos, sólo nosotros se lo podremos contar a nuestros nietos.


Gabriel Otero
Ilustraciones de Yoriko Yoshida
Publicado en Diario CoLatino en entregas los días 12, 19 y 26 de mayo de 2009