5 de mayo de 2009

APUERCALIPSIS YA

PALABRA DE CÍCLOPE/CRÓNICAS PORCINAS


Fotografía cortesía del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria

El juego de palabras se debe a la picardía mexicana presente por la patria en momentos extremos, gimnasia de la agudeza caída como maná en el ánimo colectivo, bendito humor negro emanado de la adversidad porque ya ni a la mujer se le saluda de beso “no me pases tus babas porque quién sabe de donde vienes”.

El “ya” es hoy, plano temporal en el que la tradicional efusividad mexicana ha sido castigada por lo aséptico, lo impersonal, sólo los temerarios extienden su mano, su boca o sus brazos para que otro demente les brinde dos, tres, cuatro palmo percusiones en la espalda, símbolo usual de amistad y así desafiar a la influenza que se transmite por contacto.

Aunque la mayoría hemos expatriado al saludo de nuestras expresiones corporales, mas vale decir “aquí corrió que acá murió”, extrañamos las muestras de calor humano cuando el cariño se manifiesta entre amigos, hermanos o países.

Diez días después del brote epidémico los habitantes de la Ciudad de México nos hemos aislado en nuestras moradas, “no hay sitio como el hogar” así diría Dorothy la heroína del Mago de Oz mientras roza sus zapatos de diamantina roja como conjurando la esfumación del virus.

Pero éste no se fue y al parecer no se irá, se esparció a 18 países hasta hoy, originando pautas vergonzosas de xenofobia y discriminación hacia mexicanos en diversas partes del planeta. Es de entender las medidas precautorias y proteccionistas, pero no deben ser lesivas a la dignidad ni mucho menos atentatorias contra la solidaridad, tan pregonada en la unidad latinoamericana.

Cuba, potencia médica y cuna del mojito, se olvidó completamente de que el Granma zarpó de Tuxpan, Veracruz y que el Che Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y demás revolucionarios se entrenaron en México para derrocar a Fulgencio Batista. A Cuba también se le olvidó pagar la cuenta del petróleo mexicano que sostuvo sus plantas productivas durante lustros, y, omitió también por olvido, enviar una misión de doctores al Distrito Federal para examinar el virus ¿o será que ya están acá y lo desconocemos?

Y del sur tampoco escuchamos “todas las voces que sienten la piel de América en su piel”, Argentina canceló todos los vuelos, de y hacia el ombligo de la luna y no quiere recordar que un buen porcentaje de víctimas de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) reside en México.

¿Y qué decir de “mi Chile cobre y mineral”? país en el que los poetas poseen denominación de origen, ahí a los jugadores de las Chivas poco les faltó para que les colgaran campanas en el cuello como leprosos, la amnesia se tornó epidémica porque tampoco se acuerdan que México dio asilo a cientos de personas vejadas por la dictadura de Augusto Pinochet.

Es triste corroborar la ingratitud de la desmemoria, resulta inquietante descubrir que el rastro de la polilla borró los lazos histórico-afectivos entre pueblos que hasta ayer considerábamos hermanos.

Gabriel Otero

Publicado en Diario CoLatino, martes 5 de mayo de 2009
http://www.diariocolatino.com/es/20090505/articulos/66458/
y en Blogotepeque http://www.blogotepeque.com/2009/05/apuercalipsis-ya-palabra-de-ciclope.html

2 comentarios:

Tzaviere dijo...

Muy justo, Gabriel.

RDC dijo...

Cuánto hay que decir sobre los lazos humanos!!!

Saludos.