6 de diciembre de 2010

LA MORDIDA DE TU VIDA

PALABRA DE CÍCLOPE





Tuviste la boda que siempre soñaste, vestida de blanco, límpida e incólume, cruzaste, segura del futuro, esos arcos dorados tan conocidos como la muralla china y ahí junto al mostrador lo viste: guapo, bañado en loción, acicalado con saco gris, corbata y camisa blanca, pantalón azul, calcetas con rayas rojas y tenis recién lavados, al fondo la marquesina brillaba anunciando los McTríos del uno al nueve, los pays y las promociones.

No es nada común tener a Ronald McDonald de testigo y a las hamburguesitas con patas como damas de honor, eso te recordará que siempre serás niña por donde quiera que vayas y sonreirás al sol por tu felicidad.

No les hagas caso a los que te digan que tus nupcias evidenciaron el deshonroso segundo lugar mundial que tiene México en personas con obesidad, no es tu culpa que las mamás flojas de hoy les den McNuggets de pollo anciano a los infantes en lugar de ensalada.

Tampoco te molestes por lo que canta el coro de gente fea, esa maledicencia que afirma que a los regios les cautiva imitar lo que sucede arriba del Río Bravo, no lo admitas, aunque sepas que el sueño dorado de todos es que Monterrey sea Houston o Dallas.

Las insidias no te quitan el ser parte de la primera pareja en Latino América en casarse en una hamburguesería, ¿y qué tiene? si a alguien se le ocurrió decir “sí” en el fondo del mar y a otros en la montaña más alta y a algunos en globo aerostático es muy su asunto, el chiste es la originalidad, tu sello personal, el gozar a lo Warhol de tus quince minutos de fama.

Y es obvio que dinero no te falta, escogiste la sucursal del McDonald’s de San Pedro Garza García, uno de los dos municipios con mayor poder adquisitivo del país, salvando esos comentarios que a los querubines enamorados no les alcanzaba ni para el mole de los comensales.

Tu boda, publicitada en el mundo, forzó a que los versados en mercadeo de Burguer King y Wendy’s estén planeando elaborar menús casamenteros y toda la estrategia para captar parejas acosadas por la nostalgia y el gusto por el queso amarillo, la lechuga, el ajonjolí y el aderezo receta secreta.

Subrepticio resucitó el eslogan “La mordida de tu vida está en McDonald’s”, ojalá la anécdota se la cuentes a tus nietos cuando los invites a una cajita feliz.


Gabriel Otero
____________________
* Basado en la nota de la boda de Maricela Matienzo Guerra y Carlos Muñoz Mendoza, mayores detalles en http://www.milenio.com/node/587694

No hay comentarios: