19 de enero de 2010

Ingrata desmemoria

PALABRA DE CÍCLOPE
Fotografía cortesía de www.tendencias21.net



Para Héctor Oquelí a 20 años de su muerte


En mi país se asesina a la inteligencia, siempre ha sido así, las voces que suenan diferente se exterminan entre chismes y balazos para que no se escuchen, o en el mejor de los casos, se alinean en el exilio y así las fulmina la nostalgia.

El 12 de enero de 2010 nadie se acordó de ti Héctor, más que nosotros, los mismos de ayer, los que alguna vez te dijimos que en Cuscatlán sólo el plomo habla y que los que piensan son aislados como leprosos y hostigados hasta la muerte.

Hace veinte años y siete días te mataron, la desmemoria es ingrata, es una de las propiedades del subdesarrollo, nadie se acuerda de ayer y de nadie y menos de antier sólo si es conveniente a sus intereses.

Las grandes naciones recuerdan y reflexionan, conmemoran, evitan que la vertiginosidad de la historia provoque el olvido de sucesos y personajes, construyen su identidad día a día, fomentan las convergencias en los contrastes de su gente.

Las aldeas y los pueblos como el nuestro son obscenamente tercos, cada quien intenta imponer su ley, se carece del sentido de la vista y en general de cualquier sentido, ciegos tropezamos en las mismas piedras y caemos y reptamos por siglos.

Y doscientos años ha que no sabemos de dónde venimos ni mucho menos dónde vamos, e ignoramos la savia que nos une, tal vez sea contemplar las formas de las nubes en una parcela e ir a la playa los fines de semana, y es factible, aunque no lo creamos, encontrar la grandeza en las nimiedades.

Sin embargo, Héctor, tú luchaste como muchos otros para que el nuestro fuera un país mejor, los que hoy denostan la Paz y se escandalizan por la solicitud de perdón del Estado por sus atrocidades son los que propiciaron la guerra, los que cometieron el etnocidio de 1932 y estrangularon la libertad, ellos son los que censuraron las expresiones sociales.

Y pareciera que 70 mil muertos fueran una mísera e inútil cifra y que la justicia se oculta en amnistías a medias, perdón y olvido para lo que hicimos pero que gustosos volveríamos a hacer.

En mi país la estupidez es el alimento y la razón de ser de cada día, ¿cuándo cambiaremos?, para eso tendríamos que volver a nacer.

Gabriel Otero

1 comentario:

El Explicacionista 2.0 dijo...

Estimado Gabriel, te felicito por este post y te cuento que también recuerdo a Hector Oqueli a pesar de no ser salvadoreño. Soy historiador y mi tesis doctoral en ala UNiversidad de Salamanca fue sobre la Internacional Socialista en América Latina. reconstrui bastante detalladamente esa historka donde el papel de Hector y muchos centroamericanos, latinoamericanos y europeos mas ha sido borrada y es casi descoinocida.

Soy argentino y en la Universidad de Buenos Aires dicto una materia sobre historia de la socialdemocracia.

Prontamente publicare un libro al respecto.

Quedamos en contacto

Fernando Pedrosa