25 de octubre de 2009

CALAVERAS DE DÍA DE MUERTOS (OTRA RONDA)

Ilustración de Jose Guadalupe Posada:
"Gran fandango y francachela de todas las calaveras", 1913


CALAVERA A LA PARCA

Dicen que la parca nació en México
y murió en el ombligo de la luna.
Dicen que la vieron en el cementerio
comiendo pan de muerto y una tuna.

Tómate este pulque mi reina,
muerde este y aquel otro charal,
calma mi bien aún no me lleves,
mejor degusta de Oaxaca este mezcal.

¿O te gusta la charanda?, huesuda,
flaca, dientona, con mirada hueca,
frías tus falanges y tu risa franca,
búrlate de mí pero no seas chueca.

Duérmete acá, parca, este es tu lugar,
aunque hoy sea tu día yo me quedo,
olvídame un buen rato, lustros quizá,
y mientras roncas yo me pelo y te remedo,
y mientras sueñas yo te espero al final.

Gabriel Otero

CALAVERA A LA SUEGRA

Ella se ahogó en su veneno,
pobre señora ya no respiró.
Del cielo raudo cayó un trueno
y la muerte se la llevó como costal.

Vuele con Dios suegra querida,
córtele a los ángeles sus alas,
porque no creo que el cachudo
la admita en su infierno personal.

No se preocupe señora ya váyase,
yo me quedo con su hija y mi humor,
porque de burlas nacen las sonrisas
y de las risas las dudas de donde estará.

Y ya no vuelva ni en Día de Muertos
porque asustará a los otros y a los demás,
a esos extraviados y lumínicos espectros
que están buscando como regresar.

Gabriel Otero

23 de octubre de 2009

MEJOR O MENOS MALO O AMBOS

PALABRA DE CÍCLOPE

Fotografía cortesía de http://cinturaamericana.wordpress.com

Para Julián y Juliancito, pamboleros entrañables

Llegaron como hordas en autobuses del Colegio Miraflores, custodiados por decenas de granaderos, eran los “tristes más tristes del mundo” (1) vestidos con playera azul y ondeando sus banderas nítidas y bicolores. “Chinguen a su madre putos salvatruchas” les gritaban, la rechifla era unánime, en el fútbol pocas cosas son tan democráticas como las mentadas de madre y los silbidos o los recordatorios de que tuvieron sexo con las hermanas, la genealogía familiar invocada antes y durante el juego, después sólo si se pierde.

La calidez mexicana le había reservado a la hinchada salvadoreña un rinconcito cerca del cielo como dice la canción, unos tres mil aficionados habían viajado para ver el partido desde el palomar o donde las águilas anidan, o sea, lo más alto del estadio Azteca, lo más barato, desde donde los jugadores se ven a escala a un vigésimo de su tamaño real. Nadie quería problemas con la Rebel o la Monumental, barras de los Pumas y el América que resuelven sus ortodoxias a putazos.

El árbitro dio el pitazo inicial del juego y sucedió lo inusual, las abejas volaban en la cancha, afanosas construyeron un panal sobre un micrófono ambiental y en la red de la portería norte, el partido se suspendió diez minutos, los cultos comentaristas de Tv Azteca afirmaron en broma que de seguro un aficionado cuscatleco había untado de miel el micrófono para dilatar lo inevitable: la derrota del equipo salvadoreño. Del lado opuesto, los humanistas y civilizados seguidores de la selecta lo interpretaban como un arma más para impedir el triunfo, el anhelado “Aztecaso”, “porque al mundial no vamos pero a México le ganamos”.

El primer tiempo fue vomitivo, el equipo mexicano alentado por millones de aficionados llegaba al marco contrario de manera estéril hasta que un defensa salvadoreño la metió en su propia portería, gol de México o autogol de El Salvador: 1-0. Los jugadores mexicanos driblaban a uno a dos o a tres pero no tenían ni idea de lo que estaban haciendo, mucha estrellita centrípeta que gritaba “pásamela a mí que hoy sí voy a brillar”, “dámela guey que de aquí tiro”, los jugadores salvadoreños corrían y corrían pero sólo llegaban a media cancha. La distancia es tan relativa como el tiempo. ¿Pagar 50 dólares para ver in situ a 22 jugadores hacer el ridículo?, ¿Para qué dormirse en el escándalo de un estadio si con solo oír a los comentaristas televisivos uno se arrulla?.

Segundo tiempo, parecía que a los 22 jugadores les aplicaron un enema, el portero salvadoreño inspirado y con flexibilidad felina evitó tres goles cantados, hasta que en una jugaba brillante de Cuauhtémoc Blanco combinada con Guillermo Franco cayó el segundo gol de México, precioso tanto, esos goles son los que le dan sentido al fútbol.

Luego vino la debacle, Juan Francisco Palencia, un delantero cumplidor, clavó el tercero, se celebraba ya la inminente victoria del tricolor en todo el país, la selección salvadoreña hizo el esfuerzo teniendo en contra sus limitaciones técnicas, la mentalidad chiquitita y el temblor en las piernas.

De repente, en un tiro libre, un obús azul sacudió la red pero llegó demasiado tarde, el ánimo yacía en el subsuelo. México anotaría otro gol fruto de un error del defensa central cuscatleco quien le regaló un pase de cabeza a Vela, mismo que desempeñó un papel ornamental pero que será convocado para futuros partidos. El resultado final, ya se sabe, México 4 - El Salvador 1.

Con esa victoria México aseguró su décimo sexta participación en mundiales, un logro engañoso si se toma en cuenta que la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) reúne a los peores equipos del mundo, es decir, es el menos malo entre los malos o el levemente menos enano entre los enanos, o percibiéndolo a la inversa, el más el fuerte entre los débiles. Es claro que al famoso dicho “de ardor mueren los quemados” se antepone la sabia frase del evangelio de San Juan “la verdad nos hará libres”.(Jn. 8-32)

Cualquier equipo de la zona está destinado únicamente a asistir al mundial, a servir de relleno, a animar como porrista y en ocasiones a inyectarle una dosis de duda a los pronósticos, México es el que más lejos ha llegado jugando 45 partidos mundialistas de los cuales ha ganado 11, empatado 12 y perdido 22, metiendo 53 goles y recibiendo 85. Las cifras son contundentes, le dan sentido al “si se pudo” expresión del clamor popular cuando se ha superado un obstáculo para llegar a los sueños.

Y de sueños de opio ha vivido el fútbol mexicano desde que existe la televisión, las cadenas nacionales son especialistas en fomentar la hipnosis del aficionado, en convertir a los jugadores en ídolos para después lapidarlos por no llegar al ansiado quinto partido.

Y así como hoy sucede cada cuatro años, se olvida lo remoto y lo inmediato, porque la selección mexicana es de impulsos no de constancia, en 17 años ha habido doce cambios de director técnico a partir de la llegada de César Luis Menotti, el que marcó un antes y un después en la mentalidad del jugador.

Permanece la incógnita si con este equipo pletórico de divos, con la excepción de dos o tres que sí juegan, se pueda superar el “ya merito” y así llegar a la tercera semana de estadía en Sudáfrica 2010.

_______________________
(1) Versos de Poema de Amor de Roque Dalton

Gabriel Otero

LA ROSA DE HIROSHIMA

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE


Vinicius De Moraes
Rio de Janeiro, Brasil
(1913-1980)
Piensen en las criaturas
Mudas telepáticas
Piensen en las niñas
Ciegas inexactas
Piensen en las mujeres
Rotas alteradas
Piensen en las heridas
Como rosas cálidas
Pero ¡oh! no se olviden
De la rosa de la rosa
De la rosa de Hiroshima
La rosa hereditaria
La rosa radioactiva
Estúpida e inválida
La rosa con cirrosis
La anti-rosa atómica
Sin color sin perfume
Sin rosa sin nada.

LOS SUCESIVOS ROSTROS DE LA ROSA

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY

Desfloro a la rosa perpetua
ese color sin rostro del vértigo
esa playa oscura donde se aferra la arcilla
desfloro a esa flor que padece de vahído
al contemplarse
en los pétalos
y por los pétalos
eternamente
en el espejo.*


Gabriel Otero

Del poemario Cosas dichas al camino, México D.F,2008

6 de octubre de 2009

EL DÍA EN QUE INTENTARON MATAR LA FICCIÓN

PALABRA DE CÍCLOPE


Gabriel García Márquez
Aracataca, Colombia
1928-

Huyan mentirosos perniciosos, inventores de mundos irreales, panegiristas de la imaginación, olvídense de contar historias escabrosas o perversas, desdibujen sus personajes, háganlos asexuados, descríbanlos planos no les den vida, sus tramas deben ser blancas, sin colmillos, dulces y útiles (1).

Hoy es un día histórico, reivindicaremos a las niñas y a las mujeres de América Latina para que nadie, absolutamente nadie, las explote sexualmente en cuentos, poemas o novelas, por eso demandaremos a Gabriel García Márquez porque en su libro “Memorias de mis putas tristes” relata las relaciones de un anciano de 90 años que se gasta una noche de gozo con una niña de 14 en un prostíbulo (2).

Sabemos que afectamos a un icono, un escritor querido y admirado por todos pero ¿quién lo manda a vender los derechos de la novela para convertirla en película? y además filmarla en el estado de Puebla, donde “el Gober Precioso”(3), pedófilo de fama internacional, ya espera su estreno.

La novela potenciada por la película, según nosotras, puede servir de ejemplo para pederastas, argumentos que parecerán puritanos y rabiosamente ortodoxos, pero estamos seguras que los poetas, y por añadidura los narradores, nunca residieron en la república de Platón.

Homero, uno de los máximos mitómanos de todos los tiempos, si viviera hoy, tendría su lugar en el reclusorio norte al relatar, oral y poéticamente, la guerra entre dos pueblos y fomentar la utilidad y el clítoris de la divina Helena como moneda causante de querellas (4).

¿Y Bocaccio y Chaucer? nos regalaron su inmundicia: “El Decameron” y “Los Cuentos de Canterbury” son semejantes por la misoginia predominante en la Edad Media que percibía a las mujeres como demonios sedientos de sexo.

Tampoco olvidamos a Lautremont, Villon y Sade, todos franceses y a tantos pervertidos de la Rusia Zarista que escribieron “Grushenka tres veces mujer”.

Pero el más infame de todos fue Vladimir Nabocov, su novela “Lolita” y su personaje “Dolores”, “Lo” o “Lolita” fue llevada dos veces a la pantalla, la primera dirigida por Stanley Kubrick y la segunda por Adrian Lyne.

Hoy es el día en que intentaremos matar a la ficción de una vez por todas, aniquilar la percepción que estamos hechas para el placer y revolucionar milenios de ignominia contra nuestro género (5).

______________________

(1) “Lo dulce y lo útil”: fines últimos de la literatura. La cita se atribuyó durante siglos a la poética de Longino que prevaleció junto a la dramática de Aristóteles y a la poética de Horacio como parámetro estético hasta la Edad Media, la literatura para que fuese tal debía ser dulce y útil.
(2)“….Teresa Ulloa, directora de Coalición Regional Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATW-LAC, por sus siglas en inglés) achacó al escritor colombiano que cediera los derechos de su novela para la película, lo cual "implica masificar el mensaje", y que "reivindique poéticamente como natural esa actividad, lo que lleva a la normalización del fenómeno y a que se considere lícito….” (Fuente: AFP)
(3)“….. Mario Marín, gobernador de Puebla, fue acusado de la detención ilegal en 2005 de una periodista que había escrito un libro sobre una red de pederastia, aunque finalmente fue absuelto en una polémica decisión de la Corte Suprema mexicana….” (Fuente: AFP)
(4) La esperanza de vida en la Grecia antigua era entre los 20 y 30 años, se deduce que Helena no era mayor de edad cuando huyó con Paris.
(5) La pedofilia es un crimen abominable y los esfuerzos de la Coalición que encabeza Teresa Ulloa son plausibles, lo contradictorio de la demanda radica en dos aspectos: uno, significa atentar contra la libertad intelectual y creativa, y; dos, la presentan en un sistema judicial corrupto, ineficaz e incompetente como es el mexicano.


Gabriel Otero

5 de octubre de 2009

GOEBBELS SE CARCAJEA EN SU SEPULCRO

PALABRA DE CÍCLOPE


Joseph Goebbels
(1897-1945)


Es la época de las necesidades inventadas, estación de egoísmos y simulaciones, adquirimos espejismos empacados de lo que pretendemos ser, somos lo que tenemos pero no tenemos lo que somos.

Vivimos en la narcosis de lo superfluo, sólo por el gusto de poseer alternativas para lo que sea, todo debe ser instantáneo y listo para usarse, intentamos hacernos millonarios en segundos rascando la nariz de la diosa fortuna, porque según dicen el tiempo es oro y no hay razón para perderlo.

El mañana nos genera vahído, compramos cosas que consideramos imprescindibles para hoy: ungüentos y cremas antioxidantes que detienen la putrefacción corporal, lociones ocultadoras de humores, pastillas y artefactos para subir, bajar y estabilizar las carnes en dos minutos, prendas embaucadoras de la vista que se desbaratan al tacto, el disgusto por la apariencia carece de género afecta a mujeres y hombres por igual.

Nuestra psique se encuentra todavía más dañada, es corolario de la paulatina descomposición de la especie ¿fuimos libres alguna vez?, a estas alturas poco importa, cuando el “yo” prevalece sobre el “nosotros”, ¿qué sentido tiene cavilar si digitamos el control universal de la televisión como la llave maestra de otras dimensiones?

Contamos con más de 300 canales de porquería para mirar sin ver y recibir mensajes sin discernir, el chiste es comprar, comprar y comprar eso que pensamos nos hace diferentes y privilegiados de los siete y medio billones de habitantes del planeta.

Aburridos cambiamos de canal y en micro segundos nos detenemos para que los dedos sigan su camino, las imágenes se confunden con los sueños en nuestro inconsciente, la publicidad redunda en lo ridículo, lo grave es que creemos en ella.

Una imagen jamás ha valido lo que mil palabras, semejante falacia fue creada como slogan publicitario que de tanto repetirse se fue enraizando hasta convertirse en verdad.

Joseph Goebbels se carcajea en su mausoleo ficticio, el considerado padre de la propaganda moderna sabe que la publicidad tiene una deuda impagable con él al reciclar sus métodos inductivos, los que han generado trillones de dólares de utilidad, aunque ningún publicista lo admita y se ofenda tan sólo con la insinuación.

¿Realmente tendremos la autonomía para elegir si vivimos de apariencias y engaños?, ¿aún creemos en la libertad cuando las grandes corporaciones nos dictan qué comer, qué vestir y por qué reír?

Gabriel Otero

44 AÑOS

PIXELES ACTUALES



Nací en la madrugada de un 19 de septiembre de hace 44 años, el día de hoy he decidido convertirme en inmortal.