30 de diciembre de 2008

LA DEPRESIÓN DE FIN DE AÑO

PALABRA DE CÍCLOPE



Ilustración tomada del blog de Miguel Ángel Sankar



Usted es de pocos cariños, es de aquellos seres que aman con intensidad a unos cuantos, fundó su familia pretendiendo transgredir al olvido, los otros, los que se apellidan como usted, solo son parientes, aves transitorias cuyo plumaje negro irradia su estado de ánimo.

La depresión es ahora su vivir, la sed apagada le marchita las mejillas, el desgano es el rostro de la mente palpable en cada acto, el cuerpo es el dolor de la existencia.

Muchas personas se sienten igual que usted, la temporada es propicia para exacerbar lo que no se pudo hacer o lo poco que se hizo durante 365 días, tiempo de resumir la impotencia, la circunstancia erguida como una muralla interminable, la felicidad o al menos la tranquilidad son luces lejanas titilando en la costa.

Está por terminar un año de perros, gracias a Dios, ¿existirá esa fuerza superior a la que se encomienda desde que tenía cinco años? o ¿será la esperanza inherente en los humanos para esconder su ignorancia?, no hay remedio para la tristeza, solo la fe y el prozac, paliativos de la ilusión.

Se siente tan cansado de dormir, tan fastidiado de hincarse ante el destino, tan débil que al hálito de su alma se lo lleva la ventisca pero resurge terco al amanecer.

Lo alentador es imaginario, las borracheras con los amigos son catarsis repetitivas, exorcismos de demonios familiares que siempre regresan con más fuerza, soledades descarnadas que se encuentran en cualquier parte.

Pero no todo está perdido, le queda la lucidez, la capacidad de reflexionar en el fondo del abismo.

Las fórmulas para escalar al cielo recetadas por los terapeutas son masturbaciones para psiquis como la suya, ¿para qué confesarle a otros las tempestades internas?, ¿qué sentido tiene involucrar a terceros cuando no hay mejor diálogo que el que se tiene con uno mismo?.

No necesita la conmiseración de nadie, mañana se acordará de estos días aciagos con la fortaleza del que renace de las ruinas, la resurrección egoísta del temple, la certera convicción de haber escapado de la congoja.

Por ahora, solo resta la agonía, la espera eterna de la que seguramente sabrá sobrevivir
.


Gabriel Otero


Publicado en Diario CoLatino, 30 de diciembre de 2008

http://www.diariocolatino.com/es/20081230/articulos/62236/

*Agradezco a Robert Durán, intelectual catalán, el texto que me dedicó en su magnífico blog Privatum, acá está el link http://privatum.blogspot.com/2009/01/la-agona-diosa-de-la-jungla.html , por cierto, Robert, he comenzado a leer La maldición de la filosofía, ya te comentaré si termino desdentado en el intento.

17 de diciembre de 2008

EL MARATÓN GUADALUPE-REYES

PALABRA DE CÍCLOPE



Piñatas mexicanas, fotografía cortesía de Piñatas Digitales


Luces de colores estallan en el cielo rasguñando con su brillo la noche, ánimos festivos colmando el fervor religioso, expresiones de júbilo colectivo porque hace 477 años la Virgen de Guadalupe se le apareció a Juan Diego en el Cerro del Tepeyac.

El uso de juegos pirotécnicos y de todo tipo de cohetes está prohibido por ley en la Ciudad de México, pero ¿qué tanto es tantito? si peregrinamos de toda la República a cantarle serenata a la Emperatriz de América.

La penumbra es propicia para la celebración y el recuerdo, porque aquí todos somos Guadalupanos aunque no lo seamos, acá somos una piel y un cuerpo penitentes cumpliendo mandas por milagros concedidos aunque no creamos en ellos, acá la religión y el estado se divorciaron hace dos siglos pero siguen viviendo en amasiato.

El mexicano es un pueblo bullicioso y poco le importa que sus gobernantes sean laicos en horas de oficina y creyentes en su casa, cualquier pretexto es causal de fiesta, el 12 de diciembre también es el inicio del cada vez más conocido Maratón Guadalupe-Reyes.

Afirma el ingenio popular que la tradición maratónica surgió, por los ímpetus etílicos de la juventud, allá por los años noventa del siglo veinte y consiste en 25 días de fiesta continua en las que se conmemoran preposadas, posadas, Navidad, Día de los Inocentes, Año Nuevo y la llegada de los Santos Reyes el 6 de enero.

A los jóvenes de esa época, a usted y a mi, se nos atribuye la paternidad, el páncreas y el hígado de Pantagruel para soportar los bombardeos de tequila, mezcal, charanda, ponche, pulque, mole, cochinita pibil, pozole, romeritos, bacalao, pavo, pierna, muéganos, buñuelos, rosca de reyes, tejocotes, caña de azúcar y cacahuates porque la piñata los tiene de a montón.

Y aun así, apologistas del santoral pretenden ampliar 26 días más el convivio hasta el dos de febrero, el Día de la Candelaria, por aquello de encontrarse al niño dios de plástico en la rosca de reyes y fomentar las tradiciones y pagar el consabido encuentro con atole y tamales.

Porque acá se celebra todo, el nacimiento y la muerte, la victoria y la derrota, la risa y el llanto, el amor y el odio, todo es parte de la gran comilona de la vida y acá venimos como sea, hincados o caminando.

Por eso, cada año son mayores las probabilidades que el maratón se llame Guadalupe-Candelaria y muchos atletas morirán de cirrosis u obesidad, pero cuando menos lo intentaron.

Gabriel Otero

Publicado en Diario Colatino, 16 de diciembre de 2008











9 de diciembre de 2008

LA SUEGRA

PALABRA DE CÍCLOPE



Para Félix Koslowski, quien me regaló la idea

Villana familiar favorita, personaje esencial en cualquier discusión de pareja, referente obligado en la toma de decisiones en el noviazgo o el matrimonio, ella es la maldita o bien amada suegra, famosa por su bipolaridad en el sentido amplísimo de la palabra.

A la suegra o la amamos o la odiamos, no hay términos intermedios, ella es entrometida, quisquillosa y fisgona, puede ser nuestra mejor aliada o la mamba negra nativa encontrada en los recovecos del hogar, lista para soltarnos su ponzoña por el placer primario de afilar los dientes.

La suegra nunca acepta roles secundarios, ella siempre debe estar en los primeros planos junto a su hija o hijo y después educando o deformando a los nietos.

Su comportamiento es inesperado como su presencia, construye y destruye al mismo tiempo, para ella no existió mejor partido para su hija que el ex novio o nunca le terminó de convencer su nuera por tener un ojo estrábico o la nariz demasiado grande o las orejas muy chicas.

Cuando uno pretende fundar una familia, además de ejercer los dotes diplomáticos se debe tener una mirada clínica y optimista, analizar causas y efectos, como por ejemplo si la lindura de su novia no sabe cocinar es porque su mamá, o sea, su futura suegra no es que sea incapaz en dichos menesteres caseros, sino que consideró superfluo heredar esos conocimientos a su hija profesionista, para eso hay cocineras, y si usted no puede contratar una, quedará de manifiesto su insolvencia, el amor lo obligará a buscar alternativas y se convertirá en chef en diez lecciones.

Ser suegra es difícil, ¿usted cree que mantenerse joven no es un tormento? las carnes ya no se acomodan, la faja es una tortura china, las arrugas no se borran ni con placenta de macaco o esperma de ballena, pero la entereza debe prevalecer, ellas son abuelas no abuelitas, el diminutivo resta presencia y autoridad.

La suegra, la muy dichosa suegra, la impartidora de lecciones de vida a ese par de tórtolos inconscientes que nunca crecen porque el amor es como la oligofrenia adquirida, ella se encargara de bajarlos de las nubes.

Un matrimonio sería demasiado monótono sin las suegras, qué haríamos sin su mirada escrutadora, sin sus eternos cuestionamientos, sin sus ácidos comentarios.

Lo preocupante es cuando transcurren los años y su esposa también empieza a transformarse en suegra.
Gabriel Otero

Publicado en Diario CoLatino, 9 de diciembre de 2008















METAMOS EL SONETO EN EL MERCADO

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY


Óleo de Vincent Van Gogh

Metamos el soneto en el mercado.
Vaya la frase cruda a la cocina.
Ya nunca mas sonetos de leontina,
Por fórmula ridícula cercado.

Recojamos del pueblo mal hablado
Su raíz y su esencia campesina.
La libre frase si no hiere espina:
El que no grita morirá ahogado.

Sopa de patas para el señorito
Contador de rituales y verbenas.
Arroz con tunco o casamiento frito.

Once sílabas, once berenjenas
Adornando el guisado del escrito.
Metamos el soneto en las alacenas.


Ulises Masís
El Salvador
1925-1992





EPÍGRAFE PARA UN LIBRO CONDENADO

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE

Charles Baudelaire
París, Francia
(1821-1867)

Lector apacible y bucólico,
Ingenuo y sobrio hombre de bien,
Tira este libro saturniano,
Melancólico y orgiástico.

Si no cursaste tu retórica
Con Satán, el decano astuto,
¡Tíralo! nada entenderás
O me juzgarás histérico.

Mas si de hechizos a salvo,
Tu mirar tienta el abismo,
Léeme y sabrás amarme;

Alma curiosa que padeces
Y en pos vas de tu paraíso,
¡Compadéceme!... ¡O te maldigo!


Versión de Antonio Martínez Marrión







JUSTINA

VITRAL




Recién releí Justina, novela del estigmatizado Donatien Alphonse François de Sade, conocido en la posteridad como el Marqués de Sade.

La primera versión de Justina se publicó en 1791, sin la firma de su autor y bajo los auspicios de un conglomerado de impresores holandeses. De inmediato fue censurada por atentar contra la moral y las buenas costumbres de la Francia post-revolucionaria.

El Marqués de Sade residió gran parte de su azarosa vida en la cárcel, era un aristócrata culto, libertino y refinado cuya perversión favorita consistía en flagelar a quien fungiese como su pareja, fuera hombre o mujer.

De la derivación de su apellido surge la palabra "sadismo" que signifca, en su acepción común, el causar sufrimiento físico a otra persona para el placer sexual propio.

Justina refleja las taras de una época en donde las clases bajas eran consideradas objetos para uso y capricho de la nobleza o aristocracia.

Justina trata sobre la infortunada vida de una joven pueblerina quien intenta hacer prevalecer su virtud y sus creencias en la divinidad ante un mundo plagado de personajes perversos y libertinos.

Se describen imágenes de todo tipo de perversiones sexuales con un lenguaje, que en los albores del tercer milenio, resulta sutil y hasta delicado.

Sin embargo, las escenas narradas son crudas, tanto que una cantidad considerable de sicólogos han basado sus teorías y parámetros de conducta en la forma de actuar de los personajes del Marqués de Sade.

Los sicólogos califican de "patológicas" las maneras de ejercer la sexualidad de los personajes. Y en efecto, hay mucho de enfermizo y de sórdido en Madame Dubois y los monjes Clemente, Antonino, Jerónimo y Severino por mencionar a algunos.

Lo que es tedioso en la novela es el cúmulo de justificaciones que los personajes relatan como apología de sus actos, aunque en dichos parlamentos exista una congruencia pasmosa.

Independientemente de la leyenda oscura que los censores de la libertad han creado alrededor de la vida del famoso Marqués, toda acción de censura es abyecta en sí misma, resulta interesante conocer la densidad de la obra de uno de los precursores de la literatura erótica actual.

Gabriel Otero

Publicado en el periódico Siete Días, Cuernavaca, Morelos









2 de diciembre de 2008

EVA Y EL PECADO ORIGINAL

PALABRA DE CÍCLOPE

Adán y Eva de Alberto Durero

Afirma el Génesis que Varona, creada de la costilla de Adán, fue la primera en comer del fruto prohibido, el mismo que Yavé había advertido no consumir bajo ninguna circunstancia porque abriría los ojos al saber.

Era el producto del árbol de la ciencia, el que nos haría cuestionar cómo, cuándo y por qué, la serpiente y su lengua bífida habían hecho su labor a la perfección, el bicho parlante, seductor como Luzbel y elocuente como cualquier político, reptó hasta convencerla de las bondades de transgredir la autoridad divina.

Varona y su curiosidad, que luego legaría a futuras descendientes, literalmente nos expulsaron del Edén, ese lugar mítico descrito por los sabios misóginos por el que pasaban cuatro ríos, entre ellos el Tigris y el Éufrates.

Varona, la de desnudez violácea cubierta por el pudor de las hojas de parra de los renacentistas, subyugó con su sonrisa vertical al bestia de Adán para cometer el pecado original. Yavé, en uno de sus exabruptos conocidos, hizo de lado las condiciones de deidad y creador del universo y nos condenó a ser esclavos del trabajo, a ganarnos el pan con el sudor de la frente y el calor de las gónadas.

Dicen que el libre albedrío es peligroso, así lo creían nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, Varona después de la mordida generosa se transformó en Eva nuestra madre, la dadora de vida y perdonadora hasta el cielo de por vida.

Eva se redimió y Adán dependió de los olores de su mujer, feromonas llamando al juego de la reproducción, aromas etéreos traspasadores de épocas y circunstancias. Y así vivió por los siglos de los siglos.

Y nacieron caínes y abeles, dualidades imposibles alojadas en los reductos del estómago o el corazón, rostros conocidos en el reflejo, imágenes usuales de la página roja.

No hay maldad más la que surge de uno mismo, el yo en el espejo de los otros, la maldita manía de exterminarse sin miramientos, la terquedad de hacerle daño al semejante.

El género masculino heredó los apetitos de Adán, las debilidades corpóreas impuestas en los genes, las mujeres pescaron de Eva sus desbarajustes hormonales, los humores cambiantes, la importancia de ejercitar la lengua como medio de comunicarse.

Cuestionamos a Yavé su enojo eterno, después de todo han pasado millones de años que son sólo un atisbo de brisa en sus ojos.

Gabriel Otero

Publicado en Diario CoLatino, 2 de diciembre de 2008















POESÍA VERTICAL

BARDOS Y GOLIARDOS DE SIEMPRE

Roberto Juarroz
Coronel Dorrego, Argentina
(1925-1995)

POESÍA VERTICAL 3

¿Por qué las hojas ocupan el lugar de las hojas
y no el que queda entre las hojas?
¿Por qué tu mirada ocupa el hueco que está delante de la razón
y no el que está detrás?
¿Por qué recuerdas que la luz se muere
y en cambio olvidas que también muere la sombra?
¿Por qué se afina el corazón del aire
hasta que la canción se vuelve otro vacío en el vacío?
¿Por qué no callas en el sitio exacto
donde morir es la presencia justa
suspendida del árbol de vivirse?
¿Por qué estas rayas donde el cuerpo cesa
y no otro cuerpo y otro cuerpo y otro?
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo
de una recta sin fin y un punto encima?




PLEGARIA AL ORGASMO

BARDOS Y GOLIARDOS DE HOY

Ajeno a mis pensamientos
huiste a un casto silencio

Hoy
que sedienta mi sangre te busca
ni a golpes ni a ruegos
te insinúas

enajenado prosigues
riguroso y oprimido y largamente oscuro
como pasillo de convento desolado


ángel de dura delicia
apático orgasmo rebelde
erizado temblor
pólvora vulnerable

Regresa a mí
y aniquílame.

Dina Posada
El Salvador
1946-